| 4/13/2012 7:00:00 AM

Canadiense buscará más petróleo en Colombia con US$80 millones

El plan de inversiones de PetroMagdalena Energy para 2012 oscila entre los US$70 millones y US$80 millones, que servirán para consolidar su operación y reducir las pérdidas que arroja actualmente, dado que sigue en etapa exploratoria.

Conocida inicialmente como Alange Energy Corp., la compañía de origen canadiense duplicó sus ingresos en 2011, tras sobrevivir de una crisis interna que la tuvo al borde de la quiebra a comienzos de año.

PetroMagdalena arrojó en 2011 ingresos por US$86 millones, el doble de lo registrado un año atrás, cuando sus ventas de petróleo y gas fueron de US$44 millones. Esto se debe al repunte de los precios del petróleo.

Por su parte, las pérdidas netas pasaron de US$54,6 millones a US$111,8 millones, así: US$50 millones de amortizaciones de activos, US$36 millones de costos de perforación, US$6,5 millones de impuestos y US$6,5 millones de opciones sobre acciones concedidas en el año.

La producción promedio diaria de la compañía creció 12,5% el año pasado, pasó de 2.413 barriles a 2.761 barriles, con un netback operativo de US$56 por barril.

Para este año, el objetivo es incrementar el promedio diario a entre 4.300 y 4.700 barriles por día. Cabe anotar que en diciembre, el Bloque Cubiro, yacimiento estrella de la canadiense, produjo en promedio 4.181 barriles por día.

Las inversiones de 2012 serán financiadas en su totalidad con flujo de caja y facilidades financieras por US$10 millones.

PetroMagdalena cuenta con reservas probadas y probables de crudo y gas por 25 millones de barriles, que, a precios de hoy, representan unos US$540 millones.

La historia de PetroMagdalena


El 13 de enero de 2011, un comunicado emitido en Toronto sorprendió al mercado financiero en Colombia, que se alistaba para recibir a un nuevo emisor extranjero: Alange Energy Corp.

En la polémica comunicación, la empresa que era liderada por el ex presidente de Pdvsa, Luis Giusti, reconoció que las cifras de producción en Colombia que entregó a finales de 2010, estaban sobrestimadas.

Esto provocó un remezón administrativo, que involucró la salida de la cabeza de su CEO, Giusti, y de muchos otros directivos, oficiales y consultores, para que en abril asumiera la presidencia Luciano Biondi.

Desde entonces, se inició todo un proceso de reorganización, que además de una recapitalización por US$50 millones, incluyó la cesión de la operación del Bloque Topoyaco a Pacific Rubiales y la compra de intereses adicionales en Cubiro.

El 19 de julio de 2011 inició una nueva etapa: estrenó nombre, cambió de símbolo en Toronto y realizó una operación sobre sus acciones mediante la cual siete se volvieron una. Sus planes de entrar a la bolsa colombiana se suspendieron indefinidamente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?