| 10/30/2005 12:00:00 AM

Cambio de timonel

Santiago Ulloa analiza las implicaciones de la salida de Greenspan de la Reserva Federal y lo que pue ocurrir con la llegada de su sucesor.

Finalmente y después de 18 años en el cargo, se va a producir el relevo al frente del banco central más importante del mundo: La Reserva Federal (FED). A principios del próximo ejercicio se retirará su actual presidente, Alan Greenspan, siendo el Gobernador del Banco de la Reserva que más tiempo ha estado en esta posición. Posiblemente sea la persona con mayor influencia sobre los mercados financieros a nivel mundial, ya que cualquiera de sus comentarios se analiza para descifrar cómo van a moverse las variables económicas en el futuro.

La Reserva Federal es la institución reguladora encargada de supervisar a las entidades financieras en Estados Unidos, pero lo que es más importante, es el centro de decisión de las políticas monetarias a aplicarse en dicho país, y de rebote en el resto del mundo. Mientras el dólar siga siendo la principal divisa de reserva internacional, cualquier decisión sobre la misma afectara a todos nuestros países.

Ben Bernanke, comenzará en su nuevo puesto en enero de 2006, si bien, no es un novato en la materia. Ha sido miembro de sus órganos de decisión desde agosto de 2002 hasta junio de 2005. La decisión que ha tomado el Gobierno de George W. Bush de designarle para este cargo se ve como la más continuista de las diferentes opciones que se barajaban. Lo cual no significa que vaya a actuar de la misma forma que su antecesor. Según los comentarios que Bernanke había hecho en los últimos meses, hay una serie de puntos que van a marcar la diferencia y sobre todo un nuevo estilo de gestión. Entre otros, está el objetivo de fijar unos parámetros de inflación para la economía y en función de los mismos actuar mediante políticas monetarias de control del precio del dinero. Está muy en línea con la forma de actuar del recientemente creado Banco Central Europeo, que está más preocupado del control de la escalada de los precios, que por el crecimiento económico de sus países miembros.

Una de las características que mejor reflejaban la forma de ser de su antecesor, Greenspan, era el nivel de comunicación que tenia con el mercado. El mismo ha sido muy fluido, pero muy poco claro; continuamente se intentaban descifrar los mensajes que enviaba entre líneas. A nivel anecdótico es famosa la forma en que contestó en una rueda de prensa "si me ha entendido, no me he explicado bien". Se espera que Bernanke tenga un mensaje más claro y directo. Otra de las diferencias entre ambos está en la menor inclinación de Bernanke a subir los tipos de interés. En los últimos años, estuvo más preocupado por la posibilidad de deflación al estilo japonés que a la subida de los precios.

¿Cómo nos pueden afectar sus decisiones en los próximos meses en un entorno de tasas de interés al alza? Existe un gran consenso de mercado que vamos a continuar con subidas del precio del dinero, por lo menos hasta mediados del año 2006. Ya nos encontramos en niveles del 4% y se espera que en todas las reuniones que hay del Comité del FED se suba un cuarto de punto, por lo que podríamos llegar a junio del año próximo en el 5%. Es un cambio sustancial respecto a lo que se pensaba hace unos meses. El principal motivo ha sido la escalada de los precios del petróleo unido a los daños que han producido los huracanes en Estados Unidos. Todo ello ha incrementado la tasa de crecimiento de la economía americana y sobre todo unas subidas de precios que hacen peligrar su salud económica a largo plazo. Si a esto unimos los altos déficit de su economía, tanto fiscal como externo, van a necesitar una política de tipos de interés altos para mantener el valor de su moneda. ¿Va a suponer esto que el dólar se siga fortaleciendo en los próximos meses? Es difícil de decir, y analizando lo que dicen las principales casas de inversión a nivel mundial, hay una clara diferencia de opinión. La gran mayoría piensa que el dólar se volverá a debilitar en el corto plazo, contra Europa, pero sobre todo contra Asia. Si bien, en el largo plazo se espera llegar a un punto de equilibrio con el Euro en un entorno cercano al 1.15.

Lo más importante para los próximos años es que el nuevo titular de la Reserva Federal pueda lograr dos cosas, primero cumplir con sus objetivos de estabilidad de precios y crecimiento sostenido de su economía y sobre todo mantener la independencia del poder político que logro su antecesor. Tiene a su favor que la salud del sistema financiero a nivel mundial es mucho mejor que la que encontró Greenspan en el 1987.

Desde estas páginas lo único que le deseamos es suerte para tan difícil misión, ya que de su éxito puede depender la evolución de gran parte de las economías de la región.

Santiago Ulloa CEO TBK Investments, Inc. sulloa@tbkinvestments.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?