| 3/17/2010 1:00:00 PM

Calzado chino puede desestabilizar el calzado colombiano

Países como Brasil y Ecuador pusieron una tarifa adicional al arancel del calzado importado de China. Como fue señalado en el panel latinoamericano, casi todos los países de América Latina están tomando medidas de protección frente a las importaciones de este país.

“Colombia consume alrededor de dos pares per capita, son 90 millones de pares de zapatos y estamos bastante lejos de tener una producción cercana a esto. La mitad de los pares que necesita el país requieren ser importados. El calzado que llegan de bajo precio tienen un gran impacto sobre la comunidad”, le dijo ayer en el lanzamiento del libro Colombia-Venezuela: hermanos para siempre, Guillermo Botero, presidente de la Federación de Fenalco, al presidente Álvaro Uribe.

A pesar del impacto que está produciendo el mercado Chino en los países suramericanos, Botero afirma que el sector comercial que más creció en el país el año pasado fue el calzado y los artículos de cuero en las ventas al pormenor.

“El calzado y la marroquinería es el sector con el mejor desempeño del año pasado; además, frente a las importaciones éste tiene una protección a través del decreto 111 y hay inspecciones físicas obligatoria de aduana para todas estas las importaciones. Aparte de esto, lo que se exportaba desde Venezuela está siendo absorbido por el mercado nacional. La industria de calzado ha tenido un buen desempeño”, agregó Botero.

La producción real de calzado y marroquinería, frente a las importaciones y según los indicadores de la DIAN está en un orden del –5% al -8%.


Por otra parte, Botero alertó al presidente de la República sobre un alza de precios en el sector de la bombillería. Afirmó que se va a subir considerablemente el precio de los bombillos, de $700 a $3500, $7000, $10000 y hasta $14000.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?