| 6/12/2007 12:00:00 AM

Bush pide a los republicanos que lo apoyen en ley de inmigración

El mandatario realizó una inusual visita al Capitolio, donde se reunió con los congresistas de su bancada.

WASHINGTON _ El presidente George W. Bush exhortó el martes a los legisladores de su Partido Republicano a que apoyen su reforma a las leyes de inmigración, afirmando que "el status quo es inaceptable".

El mandatario realizó una inusual visita al Capitolio, donde se reunió con los congresistas de su bancada.

En conversación con reporteros luego, admitió que el tema de la inmigración es sensible y que algunos legisladores no estarán de acuerdo con él, pero enfatizó: "Ahora es el momento de hacerlo".

Bush ha emprendido una cruzada para salvar un proyecto que está al borde del fracaso. Necesita cambiar la posición de algunos de sus legisladores para colocar el debate en lo más alto de la agenda nacional.

La medida, que legalizaría a 12 millones de inmigrantes ilegales y reforzaría las fronteras, quedó frenada la semana pasada por la oposición de algunos republicanos.

El mandatario prometió que trabajará con los senadores para elaborar una propuesta enmendada que satisfaga a todas las partes. "La Casa Blanca está comprometida", dijo.

"Algunos miembros (del Congreso) creen que debemos sacar adelante una propuesta comprensiva, otros no", dijo Bush. "Lo entiendo. Es un tema muy sensible".

Señaló que el líder de la mayoría en el senado, el demócrata Harry Reid "tiene el mismo deseo que yo de que se apruebe la propuesta".

"Tomará mucho trabajo y mucho esfuerzo. Vamos a convencer a los estadounidenses que esta propuesta es la mejor forma de reforzar nuestra frontera. Creo que sin esta iniciativa será más difícil reforzar la frontera", agregó.

Bush predijo que prevalecerá, pero reconoció que será una tarea difícil en las próximas fechas.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?