| 7/8/2005 12:00:00 AM

Breve mapa de las subastas on line

Comprar y vender por internet no solo puede resultar un negocio si se hace con cuidado, sino en una pasatiempo que le puede generar algunos pesos sin mucho esfuerzo. Sitios y recomendaciones.

El sitio de subastas "on line" más popular y utilizado en el mundo es eBay . Actualmente, crece su oferta sin parar. Cada día aparecen 400.000 nuevos artículos a subasta, los cuales pasan a formar parte de las más de 4.000 categorías que posee el portal; se calcula que eBay posee actualmente 126 millones de artículos destinados a subasta. En las páginas de eBay, se puede encontrar a la venta cualquier cosa legal que se pueda imaginar. El portal presume de tener más de 1.500 millones de páginas vistas al mes. De hecho, el 90% de las subastas de la Red entre particulares se llevan a cabo entre sus páginas.



Mercadolibre.com, empresa asociada con eBay que está presente en nueve países de Latinoamérica, es con Deremate.com, dos de los sitios más usados en el mundo de habla hispana para subastas en línea. Otros sitios en español son DrSubasta.com, en la que los usuarios se benefician del negocio de la empresa; Tumejorpuja.com, con precios fijos para sus productos; Subastas.com; Intoko, que funciona como un tablón de anuncios, aunque se puede pujar.



Otras muchas webs funcionan como las secciones de anuncios clasificados de un periódico: Segundamano, Mercadillo virtual o CompraVenta.com. Las subastas de arte, numismática y filatelia son también muy numerosas en la red. Doocollect, All-sa, Setdart, Afinsa-Auctions.com son algunos ejemplos. Por otro lado, PublicaSubasta.com informa sobre todas las subastas públicas y privadas que se celebran en España.



El mercado anglosajón de subastas está muy desarrollado y existen múltiples opciones: Amazon.com Auctions, BidVilleBidz.com, CNET Auctions, Yahoo! Auctions.



¿Cómo funcionan los sitios de subastas on line?



Comprar o vender productos en los sitios de subastas on line es bastante sencillo. Aunque cada empresa tiene su método, en general para poner en venta un artículo únicamente hace falta llenar un formulario con los datos del vendedor, especificar las características del artículo, adjuntar una o varias fotografías del producto y pedir una cantidad de dinero, que puede ser fija o de salida para la subasta.



Después sólo queda esperar para ponerse en contacto directamente con el comprador. En la mayoría de los casos, el vendedor debe abonar al intermediario -el web de subastas on line- una pequeña tarifa por la publicación del anuncio y una comisión cuando se realiza la venta, que suele ser un porcentaje del precio de venta. Los gastos de envío suelen correr a costa del comprador.



Las modalidades de pago difieren según los sitios. Las más utilizadas son: pago y envío contra reembolso, transferencia o ingreso bancario, pago y entrega en mano y el Paypal, un sistema -utilizado por eBay- para transacciones internacionales a través de tarjeta de crédito que permite pagar y cobrar sin que la otra parte tenga acceso a los datos de la tarjeta.



Un gran "handicap" de estas transacciones es que en la mayoría de los casos el vendedor es desconocido y no se tiene ninguna garantía sobre su fiabilidad. Por ello, casi todos los webs de subastas ofrecen un foro para comentar, criticar y puntuar a los vendedores y sus productos, con el objetivo de que los compradores sepan si el vendedor es fiable.



No obstante, a pesar del éxito de estos lugares, las transacciones que se desarrollan en el seno de las páginas y portales dedicados a las subastas se han convertido en uno de los principales focos de fraude y estafa en Internet. En este sentido, si bien las subastas electrónicas generan beneficios tanto para compradores como para vendedores también han pasado a convertirse en un terreno en el que debe actuarse con mucha cautela y precaución para no convertirse en una víctima más de los delitos que, hoy por hoy, forman parte de la vida cotidiana en la red. A pesar de que se han tomado medidas para frenar esta serie de acontecimientos, lo cierto es que las previsiones sobre los delitos en las subastas, lejos de ser esperanzadoras advierten sobre un aumento de los mismos en un futuro inmediato. Ello nos lleva a pensar si, a largo plazo, lo que acabará dominando a las subastas serán la lógica del negocio honrados o las múltiples estrategias ya existentes destinadas a obtener ingresos de manera fácil e incumpliendo tantas reglas y leyes como sea posible.



Consejos para comprar en las subastas on line



Conocer el sitio web y comprender bien el funcionamiento de las subastas. Enterarse de los derechos y obligaciones que se adquieren al pujar. Averiguar cómo protege la compañía de los fraudes y considerar asegurar la transacción y el envío. Leer la política de privacidad.



Identificar al vendedor. Comprobar la valoración de los usuarios, su 'reputación' en las subastas. Obtener toda la información posible sobre el vendedor y contactar directamente con él para preguntar acerca de la mercancía

Conocer el artículo sobre el que se puja: su valor en el mercado, si es legal su venta, así como todas las condiciones de la venta, incluyendo los lugares de envío, quién se hace cargo de los gastos y la política de devolución.



Establecer el precio máximo que se está dispuesto a pagar por un producto y no superarlo. Si no se tiene claro si el artículo merece la pena, o si la descripción no está muy clara, no está de más investigar un poco antes de ofrecer dinero. Las subastas pueden llegar a convertirse en un vicio que crea auténtica adicción. La picaresca -vendedores que pujan por sus propios productos para subir la puja o compradores que lanzan su oferta en los últimos instantes- son moneda de uso común en las subastas on line.



No pujar por varios artículos a la vez, pues habrá que pagar por todos los que se ganen.



Evaluar las opciones de pago. Utilizar como primera opción la tarjeta de crédito siempre que se pueda porque ofrece la mejor protección en caso de problemas. En toda compra por Internet se debe evitar pagar con dinero en efectivo, ya que no quedará un recibo que demuestre el pago y no habrá manera de resolver los problemas que puedan surgir. Las transferencias bancarias tampoco son recomendables, porque ofrecen poca protección contra los fraudes. Como segunda opción, es interesante el pago contra reembolso.



Tenga en cuenta que la mayor parte de las quejas en este tipo de compras se deben a la calidad o al estado de la mercancía. Así que establezca tratos de calidad contra pago.



Anotar la información relativa al anuncio (e-mail e identificación del vendedor, número y descripción del artículo) e imprimir una copia de las transacciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?