| 7/30/2012 9:00:00 AM

Brasileña Rubaiyat llega a Bogotá

La red brasileña Rubaiyat, que tiene tres restaurantes de carnes en Brasil y uno en España, planea abrir el próximo año sedes en Ciudad de México y en Bogotá tras haber vendido la mayoría de su capital a un fondo de inversiones español, dijo su administrador en una entrevista al semanario Veja.



La capitalización permitirá que la cadena de restaurantes originaria de la ciudad brasileña de Sao Paulo finalmente consolide su proceso de internacionalización, afirmó Belarmino Fernández Iglesias Filho, que permanecerá en el cargo de administrador de la red pese a que su familia dejó de ser la controladora, en declaraciones a Veja, cuya última edición comenzó a circular hoy.

El objetivo del Rubaiyat, que atiende a 600.000 clientes al año en sus tres restaurantes en Sao Paulo y en el de Madrid, es abrir otros diez en los próximos cuatro años en otras ciudades de Brasil, en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos.

El proceso de expansión comenzará por las ciudades brasileñas de Brasilia y Río de Janeiro, antes de la apertura de los restaurantes en México y Colombia.

La internacionalización será financiada con parte de los 46 millones de euros que el fondo español de inversiones Mercapital pagó el pasado miércoles por el 70% de la propiedad del Rubaiyat.

Esa participación pertenecía a Belarmino Fernández Iglesias, padre del actual administrador y que fundó la red en 1951, y a sus otros dos hijos.

"La entrada de Mercapital es el paso definitivo para darle una estructura empresarial al Rubaiyat", aseguró Fernández Iglesias Filho, que se quedó con el restante 30% de la empresa.
EFE
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?