| 2/11/2009 12:00:00 AM

Bancos de AL sobrevivirán crisis

Las entidades han lidiado con la tormenta que tumbó a muchos gigantes, pero un incremento en las tasas de morosidad recortarán sus ganancias en el 2009.

En México, los bancos han hecho más reservas para lidiar con los crecientes préstamos vencidos y morosidades, en particular en tarjetas de crédito.

En Brasil, las tasas de morosidades en préstamos personales alcanzaron en diciembre un máximo de más de seis años.

Los analistas esperan caídas de ganancias en los meses por venir en los bancos de las dos mayores economías de la región, pero esperan que sigan en números negros y eviten los temores a que colapse la industria que acechan en los países ricos.

"A esta altura el juego no vemos los riesgos sistémicos que hemos visto en el mundo desarrollado o en los mercados en desarrollo en Europa del Este", comentó Peter Shaw, director administrativo para instituciones de América Latina de la agencia de calificaciones crediticias Fitch Ratings.

"Pero sí vemos presión en los resultados y en el crecimiento de los bancos en la región", añadió.

La crisis crediticia ha forzado a bancos como Citigroup, Bank of America, UBS AG y Royal Bank of Scotland a despedir a miles de empleados y recibir ayudas estatales por miles de millones de dólares debido a las amortizaciones.

Goldman Sachs y JPMorgan recortaron sus metas de utilidades de este año para los bancos brasileños debido a las provisiones para deuda vencida y a una desaceleración en la economía nacional.

Morgan Stanley dijo en un reporte de enero que el 2009 podría ser el peor año en una década para las ganancias bancarias en el país ya que caen los márgenes.

En México, Fitch indicó que las prestamistas conocidas como Sofom y Sofol, que se dedican a hipotecas y otros créditos de consumo, son las más vulnerables a la escasez de liquidez y a los altos costos para pedir préstamos. La economía mexicana habría de achicarse más de un 1 por ciento este año como consecuencia de la menor demanda estadounidense de exportación de manufacturas.

Bradesco, el segundo mayor banco privado de Brasil, reportó un hundimiento de un 26,5 por ciento en sus ganancias del cuarto trimestre, mientras que Banorte, el quinto mayor de México, anotó una disminución de un 24 por ciento interanual en las utilidades del período.

Realmente saludables
Pero en contraste con los bancos de Estados Unidos y Europa, las entidades financieros de México y Brasil tuvieron poca o ninguna exposición a activos tóxicos y no han recibido financiación estatal.

"Los bancos en Brasil específicamente han estado particularmente fuertes. En particular esto se debe a que no estaban apalancados como los europeos o estadounidenses", comentó Stephen Dover, presidente financiero a cargo de administrar activos locales de Franklin Templeton Advisors.

"No tienen ese problema clave", agregó Dover, que posee 9.000 millones de dólares en acciones de mercados emergentes.

Las acciones de los brasileños Itaú y Bradesco se han hundido un 37 por ciento y un 42 por ciento desde que alcanzaron máximos récord en mayo último debido a que los inversionistas se deshicieron de títulos financieros en todo el mundo.

Los papeles del mexicano Banorte, el único de los grandes bancos del país que cotiza en bolsa, se desplomaron un 60 por ciento en el mismo período.

De todas maneras, con capitalizaciones de mercado rondando los 33.000 y los 30.000 millones de dólares, cada uno de los dos mayores bancos privados de Brasil están mejor valuados que Citigroup, la aseguradora holandesa ING Groep, el alemán Deutsche Bank o los británicos Barclays y RBS.

Los bancos de América Latina han lidiado con las devaluaciones monetarias y la hiperinflación en las décadas del 1980 y el 1990, con lo que son más cautelosas que las firmas en Estados Unidos y Europa.

Bradesco, Itaú y Unibanco están entre las mayores posesiones de BlackRock en América Latina, dijo Landers. La firma tiene además en la mira a Banorte, Bancolombia, a la peruana Credicorp y a Banco Santander Chile.

Mientras los menores pronósticos de ganancias de los bancos de Brasil son un balde de agua fría luego de varios años de robustos beneficios, contrastan con las pérdidas por decenas de miles de millones de dólares en UBS, RBS, Citigroup y otros referentes mundiales.

"Seguro que veremos una disminución de su rentabilidad, pero es difícil imaginar que tendrán pérdidas", comentó Frederico Sampaio, jefe de la filial brasileña del grupo de inversiones Franklin Templeton.

"No creo que eso vaya a suceder en lo absoluto. Los bancos en Brasil son un paraíso seguro", afirmó.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?