| 6/5/2009 12:00:00 AM

Banco Central baja tasas de interés en Venezuela

El BVC reducirá por segunda vez en el año, las tasas de interés para los créditos y depósitos con el fin de reactivar la economía.

El Banco Central de Venezuela (BCV) anunció la reducción entre 2 y 1,5 puntos porcentuales de las tasas de interés para los créditos y depósitos, para estimular la reactivación de la economía, que se ha visto afectada por la baja de los precios del crudo.

Por segunda vez en el año, el instituto emisor acordó bajar en dos puntos las tasas máximas de interés para los créditos y las llevó de 26% a 24%.

Asimismo redujo la tasa máxima de interés para las tarjetas de crédito de 31% a 29%, y llevó las tasas mínimas para las cuentas de ahorro de 14% a 12,5%, y los intereses para los depósitos a plazos de 16% a 14,5%.

Los ajustes en las tasas de interés entrarán en vigencia a partir del viernes, indicó el Banco Central.

Una primera acción de ese tipo la realizó el BCV en marzo pasado cuando bajó las tasas máxima para los crédito en dos puntos porcentuales y redujo en un punto porcentual los intereses para las cuentas de ahorro y a plazos.

El BCV dijo en un comunicado que con esta medida busca "sostener el crecimiento económico, mantener el nivel de empleo y promover una mayor intermediación crediticia hacia la actividad productiva".

Las autoridades monetarias tienen regulados desde el 2005 el techo y el piso de las tasas de interés como parte de esquema de controles que mantiene el gobierno en otras áreas de la economía. Desde el 2003 existe un control de cambio y de precios en unos 400 productos y servicios.

José Grasso, director de Softline Consultores, dijo a la AP que con estas acciones el BCV está tratando de "reactivar la demanda crediticia que ha venido disminuyendo en los primeros cinco meses,...pero además está buscando por esa vía también de alguna forma actuar sobre la morosidad del sistema que ha mostrado un incremento en el último año".

La cartera de créditos de sistema bancario local enfrentó en abril una caída de 0,71%, en comparación con marzo, que la llevó a 129.679 millones de bolívares fuertes (unos US$60.315 millones ).

Entre abril 2008-abril 2009 los préstamos del sistema aumentaron 18,74%, lo que refleja una fuerte desaceleración en comparación con el período abril 2007-abril 2008 cuando se reportó un crecimiento de 46,7%.

La banca viene enfrentando desde el año pasado un progresivo deterioro en los préstamos que ha llevado el índice de morosidad (que mide los créditos con problemas de pago) de 1,6% en abril del 2008, a 2,4% en abril pasado.

Grasso afirmó que la desaceleración de la actividad crediticia es el síntoma más evidente del proceso de enfriamiento que viene enfrentando la economía venezolana desde mediados del 2008, y que se agudizó en el primer trimestre de este año cuando el aparato productivo tuvo una activación de sólo 0,3%, versus un 5% que se reportó en el mismo período del año pasado.

En los últimos diez meses Venezuela se ha visto afectada de forma considerable por el descenso de los precios del petróleo, que es la principal fuente de ingresos del país.

Venezuela recibió el año pasado US$87.443 millones por exportaciones petroleras. Los analistas estiman que debido al descenso de los precios petroleros el país dejará de recibir este año unos US$50.000 millones .

El analista indicó que el BCV decidió "profundizar" la reducción de los intereses luego de observar que entre abril y mayo no tuvo "mayor efecto" la primera baja de las tasas.

Al ser consultado sobre si esta medida del Banco Central será suficiente para activar la economía, Grasso señaló que se requiere de "otras señales" para estimular el aparato productivo.

El analista sostuvo que es necesario dar "seguridad al inversionista privado", y crear "leyes que fortalezcan y garanticen la inversión privado".

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?