| 7/29/2009 12:00:00 AM

Baja en calificaciones de empresas colombianas

La calificadora Fitch homologó las calificaciones locales con sus criterios internacionales. La baja de calificación de muchas empresas generó inquietud en el mercado financiero.

Los mercados colombianos de bonos, fondos comunes y carteras colectivas se vieron afectados el miércoles por la decisión de la agencia Fitch Ratings, que redujo las calificaciones a las de emisores locales de deuda.

 

La baja dista mucho de ser un asunto cosmético. Las tesorerías deben modificar los cupos de crédito entre bancos y en algunos casos tienen que recomponer sus portafolios, porque tienen limitaciones en cuanto al porcentaje de exposición a inversiones de empresas calificadas con una ‘letra’ determinada. Para las empresas y bancos una baja en a calificación puede implicar un aumento en la tasa de interés de financiación y para los inversionistas, un cambio en la rentabilidad de sus inversiones los bonos y los CDT de las entidades que cambiaron de calificación.

El presidente de Fitch Gustavo Arístizábal, explicó que la baja se generó al homologar sus criterios de calificación doméstica a los que usa Fitch en el resto del mundo. “Las movidas no obedecieron a cambios fundamentales, sino a un proceso comparativo mas amplio que acostumbra hacer Fitch Ratings. Estas calificaciones se comparan con las que se tienen en la región”, afirma.

Dice que la decisión no debía sorprender al mercado. “Este proceso lo iniciamos hace 10 meses y siempre tuvimos la autorización y el acompañamiento por parte de la Superintendencia”, señala Aristizábal. Incluso la firma anunció el cambio el 17 de julio.
Con todo, administradores de portafolios consultados por la agencia Reuters, por ejemplo, coincidieron en advertir que el mercado se había alterado. “Los reglamentos de inversión aprobados por el regulador financiero ordenan realizar compras de papeles con una determinada calificación, la cual se vio súbitamente reducida por la decisión de Fitch”, dice la agencia de prensa.


"Entre algunos administradores de carteras colectivas existe preocupación por los cambios de calificación de Fitch en algunas entidades financieras del país", dijo Adriana Botero del puesto de bolsa Acciones y Valores.

"En sus reglamentos de inversión tienen establecido que tienen que tener los recursos invertidos en unos porcentajes determinados sobre entidades calificadas AAA, que con la homologación de Duff a Fitch, quedaron calificadas AA+", agregó.

La Superintendencia Financiera requirió adicionalmente a Fitch porque después de publicadas, cambió de nuevo en el transcurso del día martes las calificaciones de seis empresas. La firma respondió a la solicitud de explicación de la Superintendencia, para señalar que se trataba de problemas en la digitación de la información.

La página en internet de la Superintendencia Financiera se ha visto invadida desde el martes de reportes de información relevante enviados por la calificadora y por las empresas emisoras de deuda, solicitando explicaciones a los cambios de las calificaciones.

Las bajas en calificación tocaron al Banco de Bogotá, al Banco de Occidente, al Banco Popular, Colpatria y Falabella. Davivienda tuvo una baja sustancial, al pasar de AAA a AA. Bancolombia, Citi y BBVA mantuvieron su calificación y Leasing Bancoldex y
Leasing Popular aumentaron y Alianza Fiduciaria subió a AAA.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?