| 3/30/2007 12:00:00 AM

Bachelet: sus difíciles horas en el poder

Michelle Bachelet es reconocida por su carismática personalidad, sus gestos amables y su cercanía con las personas, pero un año en el poder han espaciado sus risas y multiplicado el rictus labial que refleja sus enojos y desagrados.

En sólo nueve meses se ha visto obligada a cambiar dos veces a su gabinete ministerial, el último el martes tras enfrentar la crisis más fuerte y extendida desde que su coalición de centroizquierda, la Concertación de Partidos por la Democracia, llegó al poder en 1990.

Era común verla alegre, risueña, y en ocasiones especiales hasta bailando en algunos actos oficiales, pero los problemas le borraron la sonrisa y dejaron ver cada vez más a menudo el rictus de su labio inferior. En las difíciles horas de fines de marzo fue criticada no sólo por la oposición derechista, sino que también por un amplio sector oficialista que cuestionó su actuación frente al caos creado por un nuevo sistema de transporte, que partió el 10 de febrero.

Se vio obligada el lunes a prescindir de su gabinete de género paritario y de su intención de no designar como ministros a quienes antes hubieran integrado algún gabinete o desempeñado un alto cargo. Bachelet negó el miércoles presiones de partidos de su coalición en el cambio de cuatro ministros que realizó el martes para enfrentar la crisis política.

"Aquí no hay presiones, aquí lo que hay es la voluntad y la necesidad de un presidente de mirar cómo conduce mejor su gobierno en las distintas áreas y evaluar a quienes nombra para esta nueva etapa. Esa es la única razón" del cambio de gabinete, dijo Bachelet durante una rueda de prensa que ofreció junto al primer ministro italiano Romano Prodi, de visita en Chile.

Uno de los ministros removidos, el de Justicia, Isidro Solís, acusó a la poderosa Democracia Cristiana, uno de los cuatro partidos de la coalición de centro e izquierda gobernante, de haber presionado para que salieran ministros de cada uno de los partidos. Bachelet, una médico socialista de 55 años, dijo que "cuando nombré un gabinete paritario hubo tremenda crítica de algunos sectores, ahora circunstancialmente hay un hombre más en el gabinete y es noticia de primera plana".

Ahora son trece hombres y nueve mujeres. En el cambio de gabinete anterior, en junio del 2006, la mandataria mantuvo la paridad. La mandataria, madre de tres hijos, actualmente soltera, vive sola con ellos, y ante las acostumbradas preguntas sobre si le gustaría tener una pareja, siempre dice que no tiene tiempo, por ahora.

Algo nunca visto en ella, al regreso de una gira de seis días por el extranjero participó en un acto oficial en el extremo norte y regresó a la capital para encerrarse tres días para buscar una salida al problema del transporte en Santiago. Explicó que "me tomé las horas necesarias para encontrar respuestas y escoger quiénes debían encabezar una nueva etapa...".

El nuevo sistema dejó al tren subterráneo y a 4.890 autobuses para movilizar a los seis millones de santiaguinos, lo que causó que decenas de miles quedaran sin transporte, desatando un caos y descontento que le costó seis puntos de popularidad en tres semanas.

En un mensaje al país el martes una compungida Bachelet pidió disculpas, reconoció errores del gobierno y de los empresarios del transporte y prometió que las cosas mejorarán.

También se la vio apesadumbrada al tomar juramento a sus nuevos ministros.
"En lugar de un cambio de ministros habría preferido un cambio de actitud, que asuma mentalmente que es la jefa del gobierno. Afortunadamente, gracias a los gobiernos de la concertación (coalición oficialista) anteriores, Chile se gobierna con piloto automático", dijo el diputado oficialista Gabriel Ascencio.

Su transparencia al enfrentar a los chilenos y reconocer los problemas será valorada por la opinión pública, según expertos consultores.

Roberto Méndez, de Adimark GfK, dijo que Bachelet apeló a las personas "usando las fortalezas de su figura, la empatía y la transparencia. Estoy seguro que va a ser bien evaluada".

Marta Lagos, de Mori, destacó que por primera vez un Presidente "reconoce de manera directa (un error)...ella con su rostro ya transparentó la dificultad...".

Aún antes de que llegara a la presidencia, en marzo del 2006, la oposición no ha parado de criticar su supuesta falta de liderazgo y autoridad.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?