| 11/5/2008 12:00:00 AM

Aseguradoras, buenos inversionistas

Las compañías de seguros ganaron $952.000 millones a cierre de septiembre. Las inversiones les permitieron revertir un resultado negativo.

Resultados negativos por $420.000 millones registraron al cierre de septiembre las compañías del sector asegurador en sus operaciones técnicas, es decir las propias del negocio de vender pólizas de seguros y pagar por los siniestros que se causen.

 

Sin embargo, el resultado final de las compañías resultó positivo al incluir los buenos retornos que éstas obtuvieron de sus inversiones, que alcanzaron los $952.000 millones. De hecho, esta cifra resultó superior en 81% al resultado de las inversiones a septiembre de 2007, cuando las utilidades alcanzaron unos $524 millones.

Al término del ejercicio de septiembre de 2008, las aseguradoras reportaron utilidades netas por $454.000 millones, de acuerdo con cifras divulgadas por la Federación de Aseguradores de Colombia, Fasecolda.


Buena parte de los rendimientos en inversiones obtenidos por las aseguradoras hasta septiembre de este año se explican por el alto porcentaje de recursos invertidos en renta fija –en su mayoría títulos de deuda- que dieron buenos réditos a las compañías y les aseguraron utilidades. Sin embargo, esta tendencia podría verse afectada para el último trimestre del año, según expertos de Fasecolda, por el deterioro que se registra en la economía como consecuencia de la crisis financiera mundial.


“En las inversiones es donde nos va a afectar la crisis que arrancó en octubre”, asegura Roberto Junguito, presidente de Fasecolda, quien no oculta su preocupación por la perspectiva de resultados negativos en la operación técnica. Por eso, durante la instalación de la Convención Internacional de Seguros, recomendó a las compañías del sector tendrán que hacer mayores esfuerzos para mejorar los resultados técnicos de su operación.


El vicepresidente de Fasecolda, Gustavo Morales, explica que aunque en muchas ocasiones la operación técnica del negocio de seguros puede arrojar resultados negativos –que no es el ideal-, los resultados obtenidos este año son más negativos de lo esperado, en buena medida por el aumento registrado en materia de siniestralidad.


Datos de Fasecolda muestran que mientras las primas emitidas entre enero y septiembre de este año registraron un crecimiento del 17% en valor, la siniestralidad pagada fue el 60,5% del valor de las primas en el mismo período.

 

En el tema de siniestralidad, los peores resultados se reportaron en el ramo de seguros de vida, con una participación de 69,9%, mientras que en los seguros generales fue de 53,2%.

 

No obstante, el sector sigue avistando oportunidades de negocios. Para comenzar, el tema de microseguros, es decir aquellos seguros enfocados en los estratos 1, 2 y 3 de la población, aparece en estos momentos como un nicho interesante para las compañías, que encuentran que el volumen que puede generarse del aseguramiento de esta población podría convertirse en una oportunidad importante y al mismo tiempo, en una forma adecuada de que la población más vulnerable se proteja frente a los siniestros.

 

En este sentido, ya algunas compañías colombianas han tomado la delantera en el tema de microseguros y han avanzado en el tema de su masificación, y la próxima llegada de la multinacional Cardiff –especializada en este negocio a nivel mundial- podría generar una competencia importante que, de paso, estimularía el crecimiento del negocio.

 

A esto se suma el tema de seguros de vida, que sigue siendo bajo en Colombia y en el cual, según Junguito, existen oportunidades muy importantes para el sector. En los seguros de vida, el crecimiento que se registra en la emisión de primas se explica, en buena medida, por la mayor participación que tiene el canal masivo en las ventas, particularmente las compañías de servicios públicos –que venden seguros que se pueden pagar a través de los recibos- y las grandes superficies.

Mototaxismo preocupa a aseguradores
Dos decretos expedidos la última semana de octubre por el Ministerio de Transporte, el 4125 y el 4116, tienen en alerta al sector asegurador del país. Estos decretos reglamentan la prestación del servicio de mototaxismo, lo que en la práctica equivale a su legalización. Pero, más allá de la conveniencia o inconveniencia de legalizar este sistema de transporte, los aseguradores están preocupados por el tipo de pólizas que se tendrán que expedir para el sector, tema que aún no ha sido reglamentado, pues mientras para las motocicletas existe un subsidio en la póliza, para los taxis no opera este sistema. Al legalizar este híbrido, también será necesario definir cómo se manejarán estas pólizas de seguros, tema que hasta el momento no está totalmente aclarado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?