| 1/18/2011 7:00:00 AM

Área cultivada del país aumentará 12% en cuatro años

Al anunciar esta meta el Ministro de Agricultura anunció que se espera generar al menos 437.000 empleos rurales entre nuevos y formalizados para el 2014.

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo Salazar, agradeció la visita que hiciera a su despacho el presidente de la República Juan Manuel Santos con quien, en la Primera Jornada de Diálogos de Gestión, analizó la política agropecuaria.

Dijo que el encuentro y las palabras de reconocimiento al trabajo que se viene realizando en esta cartera motivan y llenan de entusiasmo a todos los funcionarios.

“Sigan así. El pueblo colombiano finalmente es el que les dará las gracias”, anotó en su saludo a los funcionarios del Ministerio, el primer mandatario de la Nación.

Al resumir los temas tratados con el presidente Santos, el director de Planeación Nacional, el Secretario General de la Presidencia, gerentes y presidentes de las entidades adscritas y funcionarios de alto nivel del Ministerio, Restrepo Salazar ratificó la aspiración y propósito de su cartera de generar, en el cuatrienio, al menos 437 mil empleos rurales entre nuevos y formalizados.

“En el campo colombiano hay mucha pobreza y mucha informalidad. De manera que dentro de las metas de combatir pobreza e informalidad o sea generar más sistemas de movilidad social e institucional, hay una tarea muy grande para hacer en el campo y así lo testimonia esta meta global de empleos”, indicó el ministro Restrepo Salazar.

Anunció también el propósito de incrementar, en los próximos cuatro años y como mínimo en un doce por ciento, el área cultivada del país que hoy bordea las cinco millones de hectáreas.

El jefe de la cartera agropecuaria se comprometió igualmente con medidas de carácter tecnológico para enfrentar el cambio climático.

En ese sentido se caracterizarán mil 918 especies conservadas en los bancos de germoplasma para el desarrollo de la nueva agricultura; se liberarán comercialmente 26 variedades de híbridos y de clones; se transferirán 20 paquetes tecnológicos disponibles hacia las comunidades agrícolas y se llegará con semillas mejoradas y certificadas a 677.000 hectáreas en este cuatrienio.

Se fijó también la tarea de avanzar, a un ritmo de 50 mil beneficiarios cada año, con asistencia técnica y en alcanzar 40 protocolos sanitarios para ampliar el acceso del país a los mercados internacionales tanto en el área vegetal como en la animal.

El presidente Santos y el ministro Restrepo Salazar revisaron, junto a sus asesores, la política de tierras y el desarrollo del Plan de Choque para la Restitución y Formalización cuyo avance, de un 40% en apenas dos meses y medio de haber sido implementado, destacó el jefe del Estado.

“Vamos a hacer, como ya se está haciendo, un esfuerzo continuado en este cuatrienio, al amparo de la Ley que esperamos que sea aprobada próximamente en el Congreso, para avanzar en los procesos de restitución y formalización”, agregó el ministro Restrepo Salazar.

“El proyecto de Ley que está avanzando y las políticas que se están instrumentalizando, son escrupulosamente respetuosas de los derechos adquiridos, del derecho de propiedad, de la estabilidad jurídica. Nadie diferente a los despojadores o sus testaferros, tiene porqué temerle a la Ley de Tierras”, anotó el titular de la cartera agropecuaria.

El ministro dijo que esa política no es antagónica del apoyo y estímulo a la agricultura empresarial, la de gran formato, la del valor agregado y de economía de escala.

“Esto es perfectamente compatible con el desarrollo de las políticas de justicia social en torno a la realidad agraria del país que este gobierno quiere impulsar”, anotó.

Sobre ese tema el ministro Restrepo Salazar insistió en la decisión del Gobierno de, respetando el medio ambiente, impulsar el desarrollo de la Altillanura Colombiana, considerada como la última gran frontera agrícola que le queda al país.

“Allí hay cuatro millones de hectáreas que con cuidado, con técnica, con suelos, con abonos, con investigación científica, pueden darle un gran vuelco en los próximos años a la agricultura y a la sociedad rural colombiana y pueden permitir también que Colombia se prepare para cumplir también esa labor que ya muchos observadores internacionales le asignan: la de ser una de las despensas de alimentos, en unas décadas, del mundo”, afirmó el ministro de Agricultura.

“El desarrollo de la Altillanura y el también integral de un plan global de La Mojana, son los dos proyectos regionales de gran aliento que están en el Plan de Desarrollo y que el Ministerio de Agricultura quedó comprometido hoy de aportar sus ideas e iniciativas intergubernamentalmente para que se puedan desarrollar en este cuatrienio”, indicó el ministro.

El presidente Santos y el titular de la cartera agropecuaria analizaron también la coyuntura invernal y los daños causados al sector agrícola del país que, entre hectáreas inundadas y de laderas saturadas de agua, afectó más de un millón de hectáreas.

Se repasaron las medidas de alivio que se pusieron en marcha a favor de agricultores y ganaderos consistentes, entre otras, en la reestructuración de obligaciones y acceso a capital fresco, a créditos nuevos y blandos en cuanto a plazos holgados, periodos de gracia y bajas tasas de interés para la rehabilitación empresarial de los productores del campo, un plan estratégico de forrajes, vivienda rural y acciones de control fitosanitario.

“Estamos en la tarea de aprovechar esto, en el buen sentido de la palabra, para que de esta crisis salga también una agricultura más renovada, más fuerte, con semillas tecnificadas y con mejor asistencia técnica para los damnificados”, señaló el funcionario.

El ministro se refirió al impacto del invierno sobre la producción de alimentos, precios, abastecimiento y las perspectivas.

Admitió la posibilidad de que el alza de precios en algunos alimentos tenga alguna prolongación no solamente por la ola invernal sino también por el fracturamiento de muchas carreteras que impiden sacar los productos a los mercados. “No se prevén cosas desbordadas”, subrayó el ministro tras reiterar que el país no está desabastecido ni se prevé que ocurra y que de ser indispensable, se importarán alimentos complementarios.

“Si se llega a observar algún indicio, no de desabastecimiento que no se nota en el corto plazo ni se vislumbra, si no de ofertas estrechas, el gobierno, como ya lo hizo en el caso del arroz, importará alimentos complementarios tantos como sean necesarios para garantizar esa, que es una de sus responsabilidades centrales, que es garantizar una adecuada oferta de alimentos para la mesa de los colombianos”, puntualizó el titular de la cartera agropecuaria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?