| 2/21/2008 12:00:00 AM

Aportes se harán por internet

En una plataforma tecnológica están puestas las esperanzas de los aseguradores, las EPS, los Fondos de Pensiones y del Ministerio de la Protección Social.

Todo esto para evitar la evasión y la elusión de los trabajadores independientes en el pago de los aportes al Sistema General de Seguridad Social (SGSS).

Es un hecho. A partir de marzo los 800.000 trabajadores independientes, que según el Dane hay en Colombia, estarán obligados a liquidar sus pensiones y salud a través de Internet y a hacer sus aportes por intermedio de mecanismos de pago electrónico.

En esencia, la plataforma está diseñada para evitar -a través de la tecnología- el esguince que muchos le hacen a la legislación al pagar solo el aporte en salud y no el de pensiones o al cotizar a los dos subsistemas sobre bases de ingresos diferentes. Esto lo prohíbe la ley.

Según la norma, el ingreso base de cotización para salud y pensiones debe ser el mismo y se debe efectuar de forma simultánea. Lo que cambia es el porcentaje del aporte, que es de 12,5% para el primero y 16% para el segundo.

El ministerio de Protección Social estima que de los 800.000 independientes que existen, unos 400.000 solo aportan a salud y no destinan peso alguno a las pensiones obligatorias. Situaciones de esta naturaleza son las que se buscan minimizar con la estructura tecnológica que se implementó para el SGSS y que recibe el nombre Planilla Integrada de Liquidación de Aportes

Ahora, para poder efectuar el aporte, el usuario debe hacerlo por la red a través de una de las 20 firmas operadoras autorizadas (la mayoría de ellas son entidades bancarias), las cuales deben tener un canal de Internet dedicado exclusivamente para la transacción. Allí el cotizante, se registra, se le asigna una clave y accede a la respectiva plataforma.

Una vez efectuado este paso, el sistema le indica cómo diligenciar la autoliquidación de cada uno de los aportes que debe realizar. Si el trabajador no reporta todos los pagos (salud y pensión), la plataforma impide cargar y validar la Planilla Integrada diligenciada y, en consecuencia no permite el pago electrónico respectivo.

Cuello de botella
Quizá el cuello de botella que los expertos en temas de telecomunicaciones ven en la implementación adecuada del modelo para los trabajadores independientes es que la mayoría no tiene la facilidad de acceso a Internet y muchos ni siquiera están bancarizados, aspecto indispensable para hacer pagos por vía electrónica.

Esto es consecuencia, entre otros aspectos, de los bajos niveles de acceso a Internet que hoy reporta el país. Según el director ejecutivo de la Comisión de Regulación de las Telecomunicaciones, Lorenzo Villegas, los índices de penetración están en el orden del 20%, sin contar con que la conectividad en el país aún es muy baja. Es decir, por estas causas, mucha gente corre el riesgo de quedarse sin salud.

No obstante, para evitar que suceda lo anterior y para facilitar la cotización y pago de los aportes de los trabajadores independientes que no tiene posibilidades de acceso a Internet, el viceministro Técnico de Protección, Jorge Rodríguez, manifestó recientemente que se llegó a un acuerdo con las Cajas de Compensación Familiar para que ellas, como operadores de información y a través de una planilla asistida, acompañen al cotizante en el proceso.

Este operador de información se encargará de digitar planilla electrónica, calcular los aportes y entregar un código con el que el usuario -que no tiene cuenta bancaria ni posibilidad de conexión a Internet- tendrá que acudir a una entidad financiera a realizar el pago respectivo.

También, se establecieron acuerdos con Compartel (cuenta con cerca de 1.500 puntos de atención y acceso a la red en todo el país) y el Banco Agrario para dar respaldo a los que no pueden consignar por vía electrónica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?