| 7/22/2011 12:00:00 PM

American Airlines anuncia un pedido histórico, aumentan sus pérdidas

AMR, matriz de la aerolínea American Airlines, anunció el mayor pedido de aviones de la historia de esta industria para intentar recuperar posiciones ante sus competidoras el mismo día en que reveló que sus pérdidas aumentaron el 39,9% durante el primer semestre.

La tercera mayor compañía aérea de Estados Unidos, que tiene su sede en Forth Worth (Texas), informó que entre enero y junio perdió US$722 millones (US$2.16 por acción), casi el 40% más que los US$516 millones (US$1.55 por título) que ya había perdido en el mismo periodo del año anterior.

La aerolínea vio en estos seis primeros meses del año cómo sus ingresos se elevaron el 7,2%, hasta US$8.691 millones, mientras que sus gastos subieron el 10,3%, hasta US$11.956 millones, un avance motivado en gran medida por el encarecimiento del petróleo.

En este primer semestre de 2011 los gastos en combustible de la compañía se dispararon el 29,2% afectados por la subida generalizada de precios a raíz de la ola de protestas en Oriente Medio y el Norte de África, al tiempo que los costes relacionados con el alquiler de aeronaves subieron el 16,1%.

Para intentar reducir esas dos partidas, la compañía realizó un histórico anuncio: ha encargado un total de 460 aeronaves a Boeing y Airbus en los próximos cinco años, así como opciones y derechos de compra de otras 465 hasta 2025, en un impresionante acuerdo que se eleva hasta los US$38.000 millones.

El pedido, el mayor jamás realizado por una aerolínea en la historia de la aviación, busca renovar de arriba a abajo su ya anticuada flota con aeronaves más eficientes, que consigan reducir su consumo energético gracias a 260 Airbus A320 y otros 200 Boeing 737, la mitad de los cuales estarán equipados con un motor de menor consumo.

"El anuncio allana el camino para que consigamos alcanzar más importantes hitos en el futuro de nuestra compañía, ya que nos da la capacidad de renovar nuestra flota de aviones de un solo pasillo y financiarlo de forma responsable", dijo el presidente y consejero delegado de la aerolínea, Gerard Arpey.

El pacto fue muy bien recibido en Wall Street, donde los inversores celebraban la decisión de American Airlines premiándola con un avance del 1,93% dos horas después del inicio de la sesión en la Bolsa de Nueva York, lo que contrasta significativamente con la caída del 35,56% que han experimentado sus títulos desde que empezó el año.

Incluso mejor le sentaba ese pacto al fabricante aeronáutico Boeing, que subía el 3,29% para liderar los avances del índice Dow Jones de Industriales.

Ya en junio pasado el diario Wall Street Journal había adelantado, citando a fuentes cercanas a las negociaciones, que la aerolínea negociaba tanto con Boeing como con Airbus para realizar un pedido de enormes dimensiones, que citaron de "al menos 250 aviones", pero finalmente el acuerdo ha resultado casi el doble de lo previsto entonces.

La compañía trata así de recuperar el terreno perdido frente a sus competidoras, y lo hace el mismo día en el que anuncia que el pasado trimestre estuvo plagado de dificultades, como lo reconoció el propio Arpey, quien lo calificó como "desafiante en muchos sentidos".

Tan solo entre abril y junio de este año la compañía perdió US$286 millones (85 centavos por acción), comparado con los 11 millones (3 centavos por título) perdidos en los mismos tres meses de 2010, un contundente aumento que la compañía atribuyó a la subida del 31% del precio del combustible, lo que le incurrió en unos gastos extraordinarios de US$524 millones en ese periodo.

"Seguimos extremadamente centrados en tomar los pasos que sean necesarios para gestionar nuestros desafíos a corto plazo y los objetivos a largo plazo", dijo Arpey.

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?