| 4/21/2008 12:00:00 AM

Alza de alimentos aumentará la pobreza

El Secretario Ejecutivo de la Cepal, José Luis Machinea, considera vital poner en marcha o mantener políticas que aminoren los efectos de los aumentos de precios.

 El alza intensa y persistente de los precios internacionales de los alimentos está castigando con especial dureza a los sectores más pobres de América Latina y el Caribe generando un impacto distributivo regresivo, señala en una declaración José Luis Machinea, Secretario Ejecutivo de la Cepal. La pobreza y la indigencia aumentarán de no tomarse medidas urgentes para aminorar los efectos de estas alzas.

El incremento de los precios internacionales es un fenómeno que se manifiesta desde hace varios años pero que se ha acelerado en los últimos doce meses. Especialmente preocupante son las alzas en los precios del maíz, el trigo, el arroz, y oleaginosas, que en algunos casos superan el 100%.

Desde principios del 2006 y especialmente desde 2007 los índices de precios al consumidor de alimentos se han acelerado en la mayoría de las economías de la región, registrando un ritmo anual que oscila entre 6% y 20% en los distintos países, con un promedio cercano al 15%.

Partiendo de las proyecciones de indigencia realizadas para 2007, la CEPAL calcula que un incremento del 15% en el precio de los alimentos eleva la incidencia de la indigencia en casi tres puntos, de 12.7% a 15.9%. Ello implica que esa alteración de los precios provocaría que 15,7 millones más de latinoamericanos caigan en la indigencia. En el caso de la pobreza, los aumentos son parecidos ya que la misma cantidad de personas pasaría a ser pobre.

Pero si se considera una mejora de los ingresos de los hogares del 5%, similar al promedio de la inflación regional, alrededor de diez millones de personas pasarían a la indigencia como consecuencia del aumento de precios. Un contingente similar pasaría a la condición de pobres. Esto sin contar con el agravamiento de la situación social de las personas que previo a estos aumentos ya vivían en la pobreza e indigencia.

“Esto representa una situación dramática para un vasto contingente de personas”, señala el Secretario Ejecutivo de la Cepal.

Estas cifras demuestran los claros efectos negativos del aumento del precio de los alimentos sobre el bienestar de la población. Pero el panorama se complica aún más por los efectos de los incrementos que están experimentando los combustibles que impactan las tarifas del transporte y de varios servicios públicos.

“Por lo tanto, resulta de la mayor prioridad poner en marcha y/o mantener políticas dirigidas a morigerar esos efectos”, indica José Luis Machinea. Las políticas que pueden desplegarse son de diverso tipo y dependerán de la realidad de cada país y la experiencia que tengan en el manejo de diversos instrumentos o su situación fiscal.

El Secretario Ejecutivo de la Cepal recomienda que estas políticas incluyan acciones que disminuyan las alzas de los precios de los alimentos en los mercados internos y/o mejoren los ingresos de la población, especialmente de los sectores de bajos recursos. Entre las que apuntan al primer objetivo se encuentran las reducciones de aranceles y/o de impuestos al consumo. Entre las segundas, los subsidios focalizados a ciertos sectores –o las alzas de los subsidios ya existentes– aparecen entre los posibles mecanismos.

Así mismo, se estima necesario un aporte excepcional proveniente de los países desarrollados y, en cierta medida, de los países de ingreso medio que son exportadores netos de alimentos, a programas y organismos, como el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, que puedan llevar ayuda de emergencia a poblaciones en situación de riesgo.

Dado que los altos precios de los alimentos “vinieron para quedarse” y no parecen obedecer a una situación transitoria, finalmente el Secretario Ejecutivo de la CepalEPAL recomienda, además de mantener políticas específicas destinadas a los sectores de menos recursos, impulsar propuestas de mediano y largo plazo destinadas a incrementar la oferta y la productividad de manera sustentable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?