| 10/13/2006 12:00:00 AM

Airbus: ¿cae en picada?

La crisis de la empresa fabricante de aviones Airbus ha desatado tensiones entre sus dos socios principales: Alemania y Francia. Las dificultades de la empresa también se han extendido al grupo aeroespacial europeo EADS, casa matriz de Airbus. Permanecen en vilo 55 mil empleados.

Los atrasos en la entrega de su proyecto superjumbo A380 llevaron a Airbus a la crisis actual. La empresa tuvo que aceptar recientemente que tardará un año más en promedio en cumplir con los pedidos que le han hecho aerolíneas como Emirates Airlines, Virgin Atlantic, Lufthansa y Air France. El nuevo cronograma de Airbus contempla la entrega de su primer avión A380 en la segunda mitad del próximo año, otras 13 aeronaves en 2008, 25 en 2009 y 45 en 2010, lo cual quiere decir que faltan cuatro años más para que Airbus empiece a cumplir con la cifra de 45 aviones entregados por año.

Los sobrecostos de la tardanza ya son evidentes y se reflejarán en una reducción de su resultado operativo en 2.800 millones de euros hasta 2010. Por ello EADS, casa matriz del fabricante de aviones, tuvo que presentar un programa de recorte de costes conocido como ‘Power 8’ con el que pretende ahorrar 2.000 millones de euros anuales a partir de esa fecha.
 
Además, para recuperar esos sobrecostos generados por los retrasos en el calendario del superjumbo A380, Airbus necesita vender cerca de 420 de sus gigantes aviones. Esta nueva cifra, anunciada por el director financiero de EADS, Andreas Sperl, en una presentación a analistas de Hamburgo durante esta semana, eleva la frontera para la entrada en beneficios del programa A380, que hasta la fecha se sitúa en 270 pedidos.
 
La reestructuración implica un necesario ajuste laboral que traerá consigo despidos masivos y por eso se han creado tensiones entre los dos principales socios de Airbus, Alemania y Francia, porque los franceses han dado a entender en distintos medios que los retrasos se deben a la fábrica alemana de Hamburgo. En un artículo publicado en el diario francés Le Monde, se explicó la razón por la cual se culpó del retraso a este centro de producción en particular: “La fábrica de Hamburgo es en gran parte responsable de los retrasos del A380, pues su negativa a integrar el sistema informático del grupo para el sistema eléctrico ha complicado las conexiones con otras partes del avión elaboradas en otros centros de producción”.

Después de ires y venires, los líderes de ambos países, Jacques Chirac y Angela Merkel, se comprometieron a apoyar al fabricante de aviones Airbus y a compartir la carga que implica su reestructuración así como el posible cierre de fábricas de la compañía. Ambos manifestaron en una cumbre celebrada en París esta semana, estar conscientes de que los sacrificios del plan de ajuste de Airbus, que supondrá la supresión de miles de empleos y la reorganización de la cadena industrial, deben ser distribuidos equitativamente entre las fábricas de Hamburgo y Toulouse, pues estas son las principales plantas del constructor aeronáutico europeo y sólo de esa forma es posible mantener la participación, en términos de igualdad, de ambos países en Airbus.
En dicha cumbre y tras reunirse con el presidente francés, Jacques Chirac, la canciller alemana, Angela Merkel, confirmó además, que Berlín está considerando la opción de comprar una participación en EADS, matriz de Airbus, como una alternativa para respaldar a la aeroespacial en estos momentos de crisis. Sin embargo, la entrada de Alemania en EADS aún no se ha confirmado.

Tanto Merkel como Chirac han reiterado que aunque Airbus y EADS estén en dificultades, siguen manteniendo su confianza en el producto que ha causado la crisis, el superjumbo A380, y que por ello no ahorrarán esfuerzos para sacar adelante ambas compañías.

España, que tiene un 5.4% de EADS, también ha mostrado su preocupación y ha indicado que quiere aumentar su participación para proteger los empleos españoles. El Estado francés tiene un 15%, mientras que el alemán DaimlerChrysler y el grupo galo Lagardere reducirán sus porcentajes accionarios a 22.5% y 7.5%, respectivamente.
La difícil situación del grupo ha generado el temor a que se pierdan parte de sus 55 mil empleos, sobre todo tras las declaraciones del nuevo presidente ejecutivo de Airbus, Louis Gallois, de que las medidas podrían acarrear "dolorosos" recortes de puestos de trabajo.

Primeras afectadas: las aerolíneas
El retraso en la entrega de los nuevos aviones gigantes de Airbus ha perjudicado en primera instancia a las aerolíneas interesadas en adquirirlos y renovar su flota.
Emirates Airlines recibirá su primer pedido en agosto de 2008. Por su parte, Lufthansa dijo que recibiría su primer A380 en el verano de 2009, un año después de la fecha fijada inicialmente. En el caso de Air France, sus primeras aeronaves no llegarán hasta la primavera de 2009, en vez de en verano de 2008, como estaba previsto.
EADS afirma que de momento no ha habido cancelaciones a raíz de los nuevos retrasos que se veían venir desde el pasado 21 de septiembre cuando el consorcio aeronáutico europeo confirmó que preveía nuevas demoras en la entrega del A380, aunque no detalló el tiempo exacto, justo tres meses después de anunciar el primer atraso por el que rodaron cabezas en la cúpula de la compañía.

Christian Streiff: gran descabezado
La crisis generada por el anuncio de nuevos retrasos en la entrega del A380 y el sobrecosto que ello implicará para Airbus, le costó su puesto al presidente de la compañía, Christian Streiff, quien fue reemplazado con carácter inmediato por el también francés Louis Gallois, quien conservará a su vez el cargo de copresidente de EADS.

La renuncia de Streiff se produjo tan sólo tres meses después de su nombramiento y se debió al nuevo retraso del avión gigante A380, ya que precisamente para corregir esos retrasos fue que se contrató a Streiff en primera instancia. De hecho, esta es la segunda crisis de la compañía desde el pasado mes de julio, cuando el entonces copresidente de EADS, el francés Noël Forgeard, y el presidente de su filial, Gustav Humbert, dimitieron de sus cargos, asumiendo la responsabilidad por la primera demora anunciada en la entrega del A380.

Además de la sustitución de Streiff, EADS ha anunciado que las decisiones que no tengan que ver con Airbus estarán bajo la responsabilidad del otro copresidente del grupo, Tom Enders.

No descartan venta de fábricas
El copresidente alemán de EADS, Manfred Bischoff, cree que una de las soluciones de la crisis puede ser la venta de algunas fábricas de su filial Airbus, siempre y cuando la subcontratación implique una reducción de costos y la venta le genera a Airbus algo más que un cambio de propietario, caso en el cual no valdría la pena salir de ninguna de las 16 fábricas que tiene la compañía distribuidas en Europa.

El banco de inversión Goldman Sachs realizó un estudio en el que subrayó que Airbus debería elegir entre cerrar o vender siete de sus plantas europeas, entre ellas la de Illescas (Toledo) y cuatro alemanas y dos francesas, en caso de que quiera llevar a cabo una correcta reestructuración de cara la rentabilidad.

Para Goldman Sachs son demasiadas las 16 fábricas de Airbus repartidas entre Alemania, Francia, Reino Unido y España, considerando la crisis que atraviesa la compañía en la actualidad. En Illescas trabajan cerca de 500 personas.

Sin embargo, Airbus desmintió que quiera vender cinco fábricas en Alemania, en las que trabajan un total de 6.600 empleados. Según el diario 'Bild', las fábricas deberán ser cedidas" lo más rápidamente posible a los inversores y continuarían, pero con costes más favorables y los empleados conservarían sus empleos, pero con condiciones no tan buenas como las actuales.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?