| 12/15/2006 12:00:00 AM

Air Madrid dejó de operar

Las autoridades españolas de la Aviación Civil suspendieron la licencia de vuelo a Air Madrid en la mañana del sábado, horas después que la aerolínea anunció sorpresivamente que cancelaba sus operaciones en una decisión que dejó varados a miles de pasajeros en España y otros países.

La aerolínea, que volaba principalmente entre España y Latinoamérica, anunció la tarde del viernes que suspendía las operaciones ese día y responsabilizó al gobierno de su decisión.

Aseguró que las ventas de billetes habían caída significativamente desde que el Ministerio de Desarrollo amenazó el jueves en un comunicado con retirarle el permiso debido a demoras en vuelos que habían sido repetidas y considerables.

La empresa aérea con dos años de existencia no mencionó cifras, pero la Radio Nacional de España dijo que la suspensión de operaciones podría afectar a unas 300.000 personas que tienen billetes de vuelos.

La declaración de la aerolínea no dijo que estuviera saliendo del negocio, pero tampoco mencionó cuándo retomaría las operaciones.
Air Madrid ha sido objeto de críticas en meses recientes debido a las demoras que han obligado a centenares de pasajeros a permanecer numerosas horas en el aeropuerto de Madrid.

Hace un mes, un vuelo de la empresa de Madrid a la capital argentina de Buenos Aires partió con más de un día de retraso.

El Ministro de Desarrollo anunció también el viernes que se disponía a rentar entre cuatro y seis aviones de gran tamaño para repatriar a los pasajeros varados con una necesidad mayor de volver a España.

El gobierno anticipó que adoptaría medidas legales contra Air Madrid y le reclamaría el pago de los cinco millones de euros (unos 5,7 millones de dólares) que gastaría en los vuelos de emergencia.
 
Según la información divulgada en los medios de comunicación españoles, el Ministerio de Fomento de España decidió adoptar un plan de emergcia con vigencia hasta el 21 de diciembre para atender a los pasajeros de Air Madrid que ya tenían compado su tiquete, en otras empresas. Y también anunció acciones legales contra la aerolínea.

 
Ayer, el diario El País de España informó que la aerolínea nombró al Ministerio de Fomento (Desarrollo) como "único responsable de esta ineludible decisión". Según el comunicado, con el objetivo de evitar perjuicios a los pasajeros, la aerolínea "ha facilitado la relación de los mismos a la Dirección General de Aviación Civil, que deberá adoptar las medidas que considere convenientes".

Para la compañía, Fomento "ha conseguido destruir por completo la imagen comercial de Air Madrid y situar a nuestra compañía en una gravísima crisis de todo orden que le impide desarrollar su actividad". Por estas razones, la aerolínea ha decidido "dar instrucciones a su departamento jurídico a los efectos de que inicie todas cuantas acciones de naturaleza penal, civil y administrativas sean procedentes".

La Dirección General de Aviación Civil, continúa la nota, "organizó un reparto de octavillas entre los pasajeros de Air Madrid en el aeropuerto de Barajas" en la que se afirmaba que Fomento tiene abierto expediente a Air Madrid y que "el pasajero deberá valorar la conveniencia o no de iniciar viajes de ida cuyo vuelo de regreso con Air Madrid estuviera previsto en diciembre de 2006". Además, siempre según la aerolínea clausurada, "se instalaron carteles con el mismo contenido en los mostradores de embarque de Air Madrid".

La compañía había reducido en un 20% los vuelos y había cerrado los trayectos a Toluca en México a Milán, en Italia. También había reducido las frecuencias con Baleares, Londres, Roma, París y Latinoamérica.
 
Air Madrid tiene 1.700 empleados, vuela a diferentes países de Europa y de América Latina. A Colombia volaba 3 veces por semana.
 

Con AP



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?