| 5/20/2009 12:00:00 AM

Agua de lujo

Desde hace seis años se comercializa en el país, un agua de lujo producida con técnicas 'alternativas'. El negocio actualmente está valorado en más de $500 millones y cuenta con 1.000 clientes.

Desde hace seis años y cinco meses, Edward Li y Tatiana Voronetska, con un equipo de nueve personas producen el agua de lujo Bhorbhollón. Cada caja de 12 botellas se vende por $40.000, lo que la puede hacer la bebida más cara del país.

Pero los 1.000 clientes fieles que reciben Bhorbhollón a domicilio no se preocupan por el precio. Consideran que tiene ventajas que valen hasta el último peso de lo que pagan. Además los políticos y actores de televisión que la adquieren la ayudan a vender, puesto que la empresa no hace ninguna publicidad y se apoya en el voz a voz para crecer sus ventas.

Sus dueños, inmigrantes de Europa del Este, difunden lo que llaman la filosofía del agua y aseguran que el líquido tiene la capacidad de capturar la información del medio ambiente. “Los pensamientos, las emociones y las palabras afectan directamente la realidad física de este líquido. El medio ambiente del cuerpo es el agua, y el contenido y calidad de este medio ambiente es el alma del cuerpo”, afirma el Edward Li, el gerente general de la empresa.

El precio del agua va en ascenso en el mundo y por eso estos empresarios consideran que están en el negocio correcto. El agua mineral, dicen, puede alcanzar un precio de 10 euros por botella en algunos países de Europa. “Dubai es considerado el lugar que ostenta el precio más alto, llegando a los 130 euros por litro”, comenta Tatiana Voronetska.

Por otro lado, las aguas potables no mineralizadas carecen de las propiedades saludables del agua mineral. Medio litro, aseguran, se vende entre los US$5 y US$8 llegando hasta un tope de 50 euros en algunos de los restaurantes lujosos europeos. Finalmente, el agua de acueducto tratada con algún proceso de purificación adicional vale entre los US$0,50 y US$5 por una botella de 500ml.

El producto
En Colombia, esta microempresa ofrece 13 productos diferentes. Su proceso de elaboración se demora 90 horas y se realiza en tres bodegas distintas. En la primera etapa se recolecta el agua manantial y se lleva a la primera bodega donde empieza un ciclo de purificación.

Después, en una segunda bodega, el agua es expuesta a diferentes símbolos ancestrales de oriente como los de protección y de armonía. Posteriormente, en la tercera bodega, la exponen por un día a la influencia de la música. Diferentes géneros para consumidores con ritmos de vida diferentes. “El líquido captura la información y el cuerpo la usa porque es 80% agua”, añade Tatiana Voronetska, gerente de relaciones públicas.

“Usamos diferentes géneros durante el último proceso de purificación. Como música de monasterios, de la india, clásica y colombiana. Me gusta la andina, los instrumentos indígenas de viento y la filarmónica del país”, complementa.

¿Extraño? Al parecer eso no es lo que creen otros 3.000 clientes de la sede que tiene esta microempresa en Hungría. “En Europa el mercado es diferente porque se ha generado una cultura del agua”, afirma Tatiana Voronetska.

Dicen que más que hacer dinero, les interesa crear consciencia sobre la necesidad de conseguir el bienestar a través de la calidad del agua. No están en los supermercados porque consideran que el agua pierde sus atributos.“Hemos recibido propuestas de La 14 en Cali y de Carrefour, pero esto no es un producto masivo, es un producto premium. Además, que ellos no cuentan con un servicio de mantenimiento de agua que consienta el producto”, aseguran la empresaria.

La botella es más bien sencilla, pero tiene códigos que le añaden algún condimento a la historia del producto. Borbollón naturalmente significa brote o abundancia de algo. Le añaden dos “h” intermedias para aludir a las dos moléculas de hidrógeno que componen el agua.

La etiqueta amarilla – para mostrar el brillo del líquido -, tiene una tortuga, que en el continente americano es un símbolo de larga de vida, pero además estos animales se van de los lugares en los que el agua no está limpia.

La empresa cuenta con todos los permisos de funcionamiento necesarios del Invima, entidad que los visita cada semestre para controlar los métodos de producción y la calidad del agua.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?