| 10/1/2007 12:00:00 AM

Aflora la competencia desleal

La encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC) que realiza la Andi, revela que el 43,7% de los empresarios considera que el impacto de la competencia desleal es muy fuerte sobre la actividad productiva.

La competencia desleal sobre las empresas puede resumirse en dos grandes categorías: aquella que constituye directamente una infracción de la ley y otra relacionada con distorsiones en el mercado.

Según la Asociación Nacional de Industriales, Andi, en su más reciente encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), los propios empresarios encuestados señalan como competencia deseal el contrabando abierto, seguido de las prácticas desleales de comercio, falsificación y piratería, evasión de todo tipo de impuestos y parafiscales, la presencia de productores informales y el contrabando técnico.

Respecto a las prácticas relacionadas con distorsiones en el mercado, éstas se manifiestan en problemas de rentabilidad, menores ventas, importaciones a bajos precios y productos de mala calidad, entre otros.

La encuesta señala que “dado que para el sector productivo colombiano la formalidad empresarial es importante para el buen funcionamiento de la economía y el mercado, consideramos conveniente indagar entre los encuestados sobre las medidas efectivas que vienen asumiendo para desalentar la informalidad”.

Más del 74% de los empresarios afirma tener mecanismos para controlar este fenómeno entre sus clientes y proveedores. Según la Andi, dentro de éstos se destacan la exigencia de todos los documentos legales (RUT, registro de cámara de comercio, revisión de lista Clinton, entre otros), una rigurosa selección y auditoría de los proveedores legalmente constituidos, certificados de calidad y gestión, y la exigencia de facturación.

Sobre los mecanismos que podrían emplearse para incentivar la formalidad, los encuestados consideran que deben emplearse masivamente mecanismos de estímulo y de coerción. Entre los primeros se destacan la creación de un marco tributario que facilite el ingreso a la actividad formal y la generación de empleo en empresas formales. Respecto a los factores de control, el principal se refiere al contrabando y al dumping y, en general, a una mayor vigilancia sobre el cumplimiento de las leyes colombianas.

Actividad industrial sigue bien
Por otra parte, al empezar el segundo semestre del 2007, los indicadores de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC) muestran que la industria mantendrá un buen desempeño en lo que resta del año. Es así como los diferentes indicadores de la encuesta siguen mostrando unos buenos niveles. Es el caso del mismo crecimiento, la utilización de la capacidad instalada, los bajos inventarios, el excelente nivel de los pedidos y, en general, del clima para los negocios.

En esta misma dirección, las expectativas sobre el inmediato futuro reflejan un panorama de optimismo empresarial. Según la entidad gremial, el buen desempeño industrial se presenta en el contexto de una expansión económica, generalizada a todos los sectores de la economía.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), que la Andi realiza con Acicam, Acoplásticos, Andigraf, Anfalit, Camacol, Icpc y la Cámara Colombiana del Libro en el período enero-julio del 2007, comparado con el mismo período del 2006, la producción aumentó 5,4%; las ventas totales, 5,5% y, dentro de éstas, las ventas hacia el mercado interno aumentaron 5,4%.

Al analizar el comportamiento industrial se encontró que la situación favorable se generaliza a la gran mayoría de sectores industriales, los cuales muestran tasas positivas en producción y ventas.

En concordancia con los altos crecimientos en producción, la utilización de la capacidad instalada, en julio del 2007, se situó en 82,2%, registrando niveles similares a los observados en los meses anteriores. No obstante, el sector productivo mantiene un margen de capacidad disponible para atender la demanda, si se tiene en cuenta que el óptimo nivel de utilización de la capacidad instalada reportado por los empresarios es de 88,7% y el sector productivo ha mantenido altos ritmos de inversión en los últimos años.

El panorama industrial favorable también se manifiesta en los pedidos, que son calificados como altos o normales por el 90,7% de la producción industrial. Igualmente los inventarios reflejan el buen comportamiento industrial ya que éstos son considerados normales o bajos por el 82% de la producción industrial.

Todo lo anterior se refleja en la confianza que los empresarios tienen en el futuro del país, como lo muestran los indicadores de clima de los negocios de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta, los cuales se mantienen en un nivel alto. En efecto, el 72,5% de los encuestados califica la situación actual de la empresa como buena. Pero no es sólo la valoración favorable de la situación de las empresas, sino que el 45,7% de los encuestados ve con mayor optimismo el inmediato futuro.

En cuanto a los obstáculos que perciben los empresarios en el desarrollo normal de su actividad, se desatacan el tipo de cambio, costo y suministro de materias primas, baja demanda, competencia en el mercado, bajos márgenes de rentabilidad, contrabando y competencia desleal, falta de capital de trabajo, cartera y problemas de orden público.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?