| 7/27/2012 12:00:00 AM

Aeroméxico hace la más grande inversión de su historia

El valor del pedido a precios de lista es de alrededor de 11 mil millones de dólares. Significa un gran avance tecnológico en la flota de Aeroméxico para seguir siendo una de las más jóvenes y eficientes en el mundo.

El grupo Aeroméxico firmó una carta de intención con el fabricante de aviones Boeing para adquirir hasta 100 aviones de nueva tecnología por un valor aproximado de 11 mil millones de dólares. Esta intención de compra representa la mayor inversión de una aerolínea nacional en la historia de la industria aeronáutica de México.

La orden de aviones incluirá 90 equipos de cabina angosta Boeing 737-8 MAX, con motores CFM International LEAP-1B, y 10 equipos de cabina ancha Boeing 787-9 Dreamliner, con motores General Electric GEnx-1B™. Con este importante pedido, Grupo Aeroméxico será la primera línea aérea latinoamericana en operar estos equipos.

La incorporación de estas nuevas aeronaves es parte de la renovación constante de flota que realiza la aerolínea y cuyo objetivo es mantenerse como una de las más jóvenes en la industria a nivel mundial. La modernidad y comodidad de esta nueva generación de aviones ofrecerá una experiencia de viaje más placentera a todos sus clientes.

Cabe destacar que este pedido de 100 aviones es adicional al paquete de 20 aviones nuevos y propios – 10 Embraer 190 y 10 Boeing 737-8 NG – anunciado en el 2011, y a los nueve equipos Boeing 787-8 Dreamliner ya previstos. Con ello, la aerolínea sumará 19 aviones Boeing 787 Dreamliner, cuyas entregas están programadas a partir del verano del 2013. En el caso del Boeing 737-8 MAX, las entregas iniciarán a partir del año 2018.

Tanto el Boeing 737-8 MAX como el Boeing 787-9 Dreamliner forman parte de una nueva generación de aviones del siglo XXI que mejoran considerablemente las condiciones de viaje de los pasajeros por su renovada cabina que ofrece más comodidad y tecnología por su espacio entre asientos, sistemas personales de entretenimiento "touch screen”, ventanas más grandes, más espacio para equipaje de mano, iluminación interior con "Sky Interior”, entre otros avances.

Operativamente estos equipos son más amigables con el medio ambiente al reducir significativamente el consumo de combustible y por consecuencia la emisión de CO2, 13% menos en el caso del Boeing 737-8 MAX y 23% en el caso del Boeing 787-9 Dreamliner respecto a los equipos operados actualmente por Aeroméxico. Su avanzada tecnología también permite incrementar el alcance del vuelo a destinos más lejanos  comparado con los equipos actuales, reduce la contaminación auditiva y disminuye los costos de mantenimiento.

"Esta inversión muestra el compromiso de los accionistas de Grupo Aeroméxico con el país y la confianza que se tiene en el entorno económico y en el futuro del mismo”, señaló José Luis Barraza, Presidente del Consejo de Administración del Grupo.

Por su parte, Andrés Conesa, el Director General de Grupo Aeroméxico comentó "Esta orden representa el programa de inversión más ambicioso de una aerolínea nacional en la historia de la aviación comercial de México y es un paso fundamental para consolidar la posición internacional de liderazgo de Grupo Aeroméxico y para avanzar en la modernización acelerada del grupo. Esto lo hacemos de la mano de nuestros socios Boeing y General Electric-CFM, bajo un esquema flexible que nos permite crecer de acuerdo a las condiciones de mercado”.

"Estos equipos significan un salto en la tecnología de la flota de Aeroméxico y nos permitirán contar con una de las flotas más jóvenes y eficientes en el mundo, reduciendo significativamente el impacto al medio ambiente, además de consolidarse la flota del grupo en sólo dos tipos de cabina”, puntualizó Conesa.

"Aeroméxico se ha ganado el lugar como la aerolínea líder en México gracias a su compromiso permanente con el desempeño. Nos complace seguir construyendo junto con Aeroméxico una alianza desde hace 50 años atrás, y proveerle de la flota más eficiente de México en consumo de combustible”, afirmó Ray Conner, presidente y director general ejecutivo (CEO) de Boeing Commercial Airplanes.

"El 737 MAX y el 787 Dreamliner aportan niveles inigualables tanto en confort para el pasajero como en eficiencia de combustible, lo que permitirá a Aeroméxico expandir su flota, abrir nuevas rutas, atender nuevos destinos de largo alcance y continuar con su tradición de liderazgo en el sector”, afirmó Conner.

Aeroméxico refrenda una vez más su compromiso de largo plazo con la industria aérea nacional y por mantenerse siempre a la vanguardia con los mejores aviones para brindar un producto de calidad mundial a todos sus clientes y socios comerciales.

Grupo Aeroméxico es la empresa aérea líder en México y transportó 14 millones de pasajeros en 2011. Opera diariamente cerca de 600 vuelos a 45 destinos nacionales y 32 internacionales en Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica, así como en Europa y Asia.

                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?