| 5/26/2009 12:00:00 AM

Acreedores de GM rechazan plan canje. Se acerca la quiebra

General Motors no logró seducir suficientes acreedores con su plan de canje de deuda, lo que empuja a la firma a declarar a fin de mes la mayor bancarrota industrial en la historia de Estados Unidos.

La mayor automotriz estadounidense está muy lejos de conseguir un nivel de aceptación del 90% a la oferta de canje como se había propuesto, dijeron dos fuentes cercanas a las negociaciones a Reuters el martes. El plazo de la oferta expira esta medianoche.

Al mediodía del martes las ofertas recibidas representan un porcentaje bajo de un sólo dígito, por lo que la firma pediría protección por bancarrota entre el miércoles y el 1 de junio, la fecha límite impuesta por Estados Unidos para que la compañía muestre que puede ser viable, agregaron las fuentes.

El fracaso en la búsqueda del respaldo de los acreedores es una gran decepción para GM, que solía ser vista como un referente de la industria estadounidense.

En la década del 1950, un popular slogan de la firma rezaba: "Lo que es bueno para General Motors, es bueno para Estados Unidos".

"Diría que es un rechazó firme a una propuesta inapropiada", comentó Pete Hastings, analista crediticio de Morgan Keegan que ha seguido a GM.

"He dicho durante un tiempo que esto había muerto al nacer y que sólo esperábamos que el médico declare la muerte. Ahora ha sucedido", expresó.

Sindicatos
Los delegados del sindicato Trabajadores Automotores Unidos (UAW, por su sigla en inglés) se reunirán con la firma para escuchar cuántos empleos recortará GM como parte de su reestructuración.

Los representantes laborales de 54.000 empleados de GM se reunirán para preparar un veloz voto de ratificación de un acuerdo de recorte de costos laborales negociado la semana pasada. El sindicato pretende completar ese voto el jueves.

La aprobación del contrato, que modificaría los términos de pago de los US$20.000 millones que se debe al fondo de inversiones del sindicato, representa uno de los obstáculos que GM debe superar antes del plazo límite del 1 de junio.

Los acreedores, sin embargo, han rechazado las propuestas para que perdonen deudas a cambio de un 10% en la firma reestructurada.

Bajo el plan actual de GM, un fideicomiso de UAW para el cuidad de la salud tendrá una participación de alrededor de un 39%, el Tesoro de Estados Unidos tendrá un 50%, y a los accionistas existentes les quedará apenas un 1%.

Una persona familiarizada con las ideas del presidente, Barack Obama, sobre el asunto dijo que el Gobierno seguía interactuando con los tenedores de bonos para llegar a un acuerdo.

Las acciones de GM, que la firma ha dicho que podrían perder todo su valor en una bancarrota, se hundían 20 centavos, o un 14%, a 1,23 dólares el martes en la Bolsa de Nueva York.

Desde diciembre, el Gobierno de Estados Unidos ha brindado en total unos 36.600 millones de dólares a GM, Chrysler y sus unidades financieras.

En una entrevista transmitida el fin de semana, Obama dijo que esperaba que GM y Chrysler salieran de la reestructuración, "más prolijas, más humildes y más competitivas."

"Al final, creo que GM será una empresa fuerte," sostuvo.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?