| 2/20/2012 6:00:00 AM

Accidentes que han llevado a compañías al abismo

Un error puede llevar a la quiebra a una empresa u obligarla a que cambie de nombre. Los accidentes que han tenido que afrontar Costa Cruceros con el naufragio del Costa Concordia, el derrame de petróleo de BP y la estrellada de un avión de Aires han dejado su huella negativa.

Casos como el de Costa Concordia, Aires y British Petroleum (BP), son ejemplos del daño que los accidentes causan en las compañías, pues de un momento a otro logran derrumbar años de trayectoria, credibilidad y prestigio, por lo que la única salida es vender o cambiar de nombre.

El naufragio del crucero Costa Concordia ha deteriorado fuertemente la imagen de Costa Cruceros
, empresa a la que pertenece el Costa Concordia, que naufragó el pasado 13 de enero frente a la isla del Giglio (Italia), accidente que causó 17 muertos y 15 desaparecidos.

El presidente de Costa Cruceros, Pier Luigi Foschi, aseguró que "nuestro nombre ha sido masacrado”. Aunque explicó que no existe peligro de quiebra, sí se contempla un cambio de nombre para la compañía.

Y no es para menos, después del incidente los clientes han bajado en cerca de un 35% frente al año pasado.

El gran problema que enfrenta la compañía es volver a generar credibilidad en los usuarios y que puedan subirse a un crucero con tranquilidad.

Entre tanto, el 20 de abril de 2010 sucedió una de las peores catástrofes de la historia de Estados Unidos: el derrame de 200 millones de barriles de petróleo en las aguas del Golfo de México.

Ese día, 11 trabajadores de BP desaparecieron en la explosión en una plataforma petrolífera en el Golfo de México y dos días después se hundió la plataforma de la petrolera.

A raíz de esto, anunció la venta de activos para cubrir los costos que le generaría el derrame. Resultado de esto, BP vendió a la estadounidense Apache parte del negocio de crudo y gas natural en Estados Unidos, Canadá y Egipto por US$7.000 millones.

En Colombia, Ecopetrol anunció la compra junto con la petrolera canadiense Talisman de todos los activos y participaciones de la filial BP, la cual fue transada en US$1.750 millones más US$145 millones de dólares por devolución a accionistas de Ocensa.

Por su parte, el accidente de un avión de Aires en San Andrés el 16 de agosto de 2010 que provocó la muerte de dos personas y un centenar de heridos, sumado a quejas frecuentes de los usuarios por el servicio llevaron a la empresa a un aterrizaje forzoso.

La aerolínea registraba los mayores crecimientos en transporte de pasajeros
y de quejas combinado con regulares resultados financieros, lo que la llevó a mirar alternativas para viabilizar la empresa.

De esta manera, en diciembre del año pasado se acabó la historia de Aires en Colombia para pasar a tener la marca de la aerolínea chilena LAN, que la había adquirido hace un año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?