| 6/5/2007 12:00:00 AM

A reducir el gasto y manejar bien la deuda

La Comisión Independiente del Gasto Público dijo en su informe final que el Gobierno se está endeudando para pagar la deuda vigente y este “comportamiento fiscal es comparable al de una familia que usa la tarjeta de crédito para atender los pagos de la hipoteca de la casa”.

Aunque el Ministro de Hacienda ha dicho en varias oportunidades que el Gobierno no tiene cómo disminuir el gasto público, la Comisión Independiente del Gasto Público, creada precisamente para asesorarlo en el tema, considera que todavía hay mucho por hacer, hay que ahorrar, reducir el gasto y pagar deuda. De hecho, para lo que queda de esto año recomendó un recorte “inmediato” del presupuesto de la Nación de $1.5 billones.

No precisó de dónde o cómo puede realizar este recorte el Gobierno, pues según explicó Rodrigo Botero, no es función de la Comisión decirle al Gobierno qué debe recortar, ya serán la Dirección de Presupuesto y el Consejo de Ministros los encargados de definir en dónde se harán esos ajustes.

En palabras de la comisión, “este es el momento indicado para incrementar el ahorro público". Como la situación económica es buena en general, debería aprovecharse este momento de bonanza "como protección frente a épocas de adversidad".

La Comisión, integrada por Armando Montenegro, Mauricio Cárdenas, Alejandro Gaviria, Rodrigo Botero y Gabriel Rosas, le entregó el lunes el informe al presidente Álvaro Uribe y al ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga.

Las recomendaciones están dirigidas fundamentalmente a reducir el gasto para disminuir el déficit fiscal y reducir el monto de la deuda pública. La comisión considera que el nivel actual de la deuda pública es elevado y que el Gobierno se está endeudando para pagar los intereses de la deuda vigente y esto es “inconveniente a la luz de toda teoría económica y de las normas de la más elemental prudencia...el comportamiento fiscal es comparable al de una familia que usa la tarjeta de crédito para atender los pagos de la hipoteca de la casa”.
 
El diagnóstico realizado por los expertos sostiene que en el 2006 el Gobierno Nacional destinó recursos equivalentes al 4% del PIB para el pago de intereses de la deuda y ese mismo año hubo un superavit primario de 0.3% del PIB, lo cual muestra que fue necesario recurrir a endeudamiento adicional para pagar los intereses.

El gasto
Los miembros de la comisión consideran que el tema del debate nacional debería ser el ritmo de crecimiento del gasto público y no la tasa de cambio, pues es fundamental ahorrar para combatir la inflación y atenuar el proceso de revaluación del peso. Según el diagnóstico elaborado por la Comisión, la tasa de cambio real actual no debe ser motivo de preocupación porque el nivel de la tasa de cambio es 20% más alto que el promedio del índice desde 1970.

Es más, el informe final sostiene que "la racionalización del gasto público y su adecuado financiamiento contribuiría en el mediano plazo, a acelerar  la dinámica del empleo y a disminuir el empleo".
 
Para la comisión, el nivel del gasto es elevado, el porcentaje de los gastos del Gobierno Nacional Central sobre el PIB aumentó de 10% en 1990 a 22%  en 2006. No desconoce los esfuerzos fiscales que se han realizado hasta el momento, pero considera que no se deben abandonar y que la disciplina es fundamental para evitar complicaciones.

En concreto
Algunas de las recomendaciones específicas de la comisión son a corto plazo y otras, a largo plazo. En general, propone acciones que se pueden adelantar en los próximos 18 meses. Las propuestas son:

- Reducir la deuda pública en $7.25 billones a través de la venta de la participación de la Nación en ISA, equivalente a 56% del capital de la empresa.
- La venta adicional de acciones de ISAGEN, equivalentes a 25% de su capital.
- La puesta en marcha del proceso de venta de las acciones de la Nación en Urrá y Corelca.
- Para la elaboración del presupuesto del año entrante, la comisión propone que el incremento sea menor al crecimiento esperado de la economía y destinar los US$1.700 millones de propiedad de la Nación en el Fondo de Ahorro y Estabilización Petrolera, FAEP, a reducir el endeudamiento externo.
- Reducir a 20% los aranceles del maìz blanco, la carne de res y de pollo y la leche para permitir la importación de estos productos y aliviarle los precios al consumidor.
- Crear una gerencia de proyectos privados en el Ministerio de Hacienda para preparar y licitar los proyectos de concesiones de infraestructura.
- Incrementar el recaudo del impuesto predial rural y urbano.
- Presentar una reforma constitucional que permita la intervención temporal del Gobierno Central en entidades territoriales insolventes que hayan uncumplido los programas de reestructuración de sus pasivos y sus obligaciones sociales.
- Igualar las sobretasas de la gasolina y el diesel en un nivel de 25%.
- Elminiar los impuestos al trabajo compensando el impacto fiscal de esta medida a través de la eliminación de las exenciones tributarias.
 

 



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?