| 12/6/2006 12:00:00 AM

Tres nuevas cámaras digitales de Canon

Canon dio a conocer la cámara digital PowerShot SD900 de 10 megapíxeles y las PowerShot SD40 y PowerShot SD800 IS de 7.1 megapíxeles.

Con características optimizadas en estas nuevas cámaras digitales Digital ELPH, Canon ha incluido, además, su nuevo procesador de imagen Digic III que ayuda a reducir dramáticamente el “ruido” para una mejor calidad de imagen. El Digic III incrementa la sensibilidad lo que permite el uso de velocidades más rápidas de obturación, y como resultado se reducen los efectos producidos por los movimientos de la cámara y las imágenes borrosas cuando se está en ambientes de poca luz.

La PowerShot SD900 tiene una resolución de 10 megapíxeles, un zoom óptico de 3X, una pantalla LCD de 2.5” y el nuevo procesador de imagen Digic III. Gracias a la tecnología Digic III, nuevas características pueden ser ofrecidas, como el sistema de detección Face Detection AF/AE, que provee un enfoque más rápido en la cara de la persona principal de la foto y trabaja la mejor exposición para el mismo sujeto ya sea que tenga fondos claros u oscuros.

La PowerShot SD800 IS Digital ELPH cuenta con estabilizador óptico de imagen. A diferencia de los estabilizadores electrónicos que típicamente causan degradación de la calidad de la imagen, el sistema óptico IS de está basado en los avances hechos en los lentes EF y de video Canon. Con un tamaño reducido para poder ser incluido en la escala ELPH, este estabilizador de imagen provee hasta tres detenciones de corrección de movimiento de cámara en equivalente de velocidad de obturación.

Esta cámara digital ELPH le entrega a los consumidores una resolución de 7.1 megapíxeles, un zoom óptico de 3.8x, un lente nuevo de 28mm de amplitud de ángulo, un monitor LCD de 2.5” y el nuevo procesador de imagen Digic III de Canon.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?