| 7/10/2007 12:00:00 AM

Transmisiones con tecnología avanzada

Los nuevos FAX-JX200 y FAX-JX300 de Canon combinan funcionalidad y diseño atractivo con un precio asequible

Gracias a la tecnología FINE, desarrollada para las impresoras de Canon, el FAX-JX200 y FAX-JX300 le permiten a los consumidores recibir documentos y copias de alta calidad. Además, la tecnología de facsímile UHQ de ultra alta calidad asegura copias limpias y definidas.

El FAX-JX200 y FAX-JX300 tienen una velocidad de transmisión aproximada de seis segundos. Ambas unidades cuentan con la capacidad de almacenar hasta 100 hojas de papel en la bandeja incorporada y permiten el envío de 20 páginas tamaño carta y 10 páginas tamaño oficio, mediante la función de alimentador automático. Estos facsímiles aceptan diferentes tamaños de papel que incluyen el tamaño carta y oficio y A4.


Como sistema de seguridad, el FAX-JX200 cuenta con una memoria de transmisión/recepción de capacidad de almacenaje de hasta 60 hojas tamaño carta y el FAX-JX300 de hasta 120 hojas tamaño carta. De esta manera, se asegura que la información que ha sido enviada no se pierda en caso de que las unidades se queden repentinamente sin tinta o papel. El FAX-JX300 cuenta con una contestadora incorporada (TAM).

Los nuevos facsímiles de Canon poseen una resolución de 600 x 600 dpi y un método de escaneopor intermedio del sensor de contacto de imagen CIS (Contact Image Sensor) para copias fieles y de alta calidad.

Además, los nuevos facsímiles de Canon se adaptan a cualquier ambiente por su diseño compacto, por lo que los usuarios no tendrán que preocuparse de que sus espacios de trabajo sean reducidos.

 

El FAX-JX200 y FAX-JX300 están disponibles mediante los distribuidores autorizados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?