| 2/5/2007 12:00:00 AM

LG lanza TV convencional con apariencia de LCD

Con 21 pulgadas el Ultra Slim se convierte en una alternativa para los consumidores no sólo por su tamaño, sino por su diseño elegante y la calidad de su imagen.

El Ultra Slim TV de LG Electronics es más delgado que el Super Slim o Slim Fit TV que se encuentran actualmente en el mercado. Este televisor reduce hasta en un 16% la profundidad y un 17% el tamaño del equipo. Comparado con los televisores normales, el Ultra Slim reduce significativamente la profundidad en el cuerpo del televisor en un 33%.

Con 21 pulgadas el Ultra Slim tiene un módulo de 296 mm y un cuerpo de 330 mm. Los televisores más delgados tienen un tamaño de 353 mm y 396 respectivamente y uno tradicional tiene medidas de 436 mm y 481 mm.

El Ultra Slim continúa con el objetivo de LG Electronics de brindar valor agregado a sus productos no sólo con la más avanzada tecnología sino con el mejor diseño. El frente del televisor está diseñado para destacar la imagen. El fondo tiene un una línea curva elegante que permite acomodarlo fácilmente en cualquier espacio del hogar. Su marco es sólido con un color negro brillante.

El diseño del cristal que utiliza el Ultra Slim elimina la distorsión y la tecnología “Nano-fluorescente” permite tener en la pantalla la calidad más alta de contraste y una excelente imagen con colores más vivos y reales.

Hee-Won Kwon, Vice Presidente & CEO de Display de LG Electronics comenta: “El televisor Ultra Slim de LG es un producto altamente competitivo, tanto por su tecnología como por su novedoso diseño que lo hacen diferente a todo lo que se puede encontrar en el mercado actualmente”.

LG Electronics sigue innovando para brindar a los consumidores los productos más diferenciadores del mercado que permitan satisfacer todas las necesidades de los usuarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?