| 1/17/2007 12:00:00 AM

Kingston anuncia disponibilidad del nuevo Data Traveler Secure -Privacy Edition

El fabricante anunció la disponibilidad de su nuevo dispositivo DataTraveler Secure – Privacy Edition, un USB de memoria Flash.

El DataTraveler Secure – Privacy Edition de Kingston representa la solución ideal para las empresas que desean un método efectivo y eficiente para asegurar sus datos. El DT Secure Privacy Edition es la primera memoria flash USB del mundo que garantiza el 100% de protección de sus datos a través de la encriptación AES basada en hardware de 256-bit, la cual garantiza las mejores prácticas de seguridad a prueba de fallas.


Con un completo protocolo de contraseña y un mecanismo que bloquea el paso a los posibles ataques, después de 10 intentos fallidos consecutivos de contraseña, los dispositivos de memoria Data Traveler Secure - Privacy eximen a los empleados de la responsabilidad de proteger su información.

Los nuevos dispositivos de memoria cuentan con cubierta de acero inoxidable revestida de titanio, que pueden hacerle frente a los entornos de trabajo y las condiciones operativas más hostiles y han sido clasificados a prueba de agua, cumpliendo así con las normas de la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) de protección contra daños causados por el agua – incluso en situaciones en que el dispositivo se sumerja en profundidades de hasta 4 pies.

Ligeramente más grande que un paquete de goma de mascar de cinco barras, el dispositivo de memoria de DataTraveler Secure – Privacy Edition ofrece un desempeño avanzado, con velocidades de lectura y escritura de hasta 24MB por seg. y 10MB por seg. respectivamente; y están disponibles en capacidades de almacenamiento de hasta 4GB.

El dispositivo de memoria está respaldado por una garantía de cinco años y la confiabilidad legendaria, servicio y soporte de Kingston.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?