| 6/18/2013 6:30:00 PM

Wall Street no influyó en Latinoamérica

Las bolsas latinoamericanas cerraron sin una tendencia clara a pesar de que su principal referente, Wall Street, continuó con las ganancias.

El día se vio marcado por la reunión sobre política monetaria de la Reserva Federal (Fed) que concluirá mañana y en la que se espera que se mantengan intactas sus masivas medidas de estímulo, que suponen la compra mensual de bonos del Tesoro por valor de US$85.000 millones para mantener bajos los intereses.

Sao Paulo, la principal de la región, está en el grupo de las ganancias, ya que el Ibovespa avanzó un 0,77 y logró 49.464 unidades, después de hacer negocios por 6.727,6 millones de reales (unos 3.088,9 dólares).

Otro resultado positivo fue el de Santiago, que ascendió en el IPSA un 0,04 % y quedó en 3.974,23 enteros, al cabo de movimientos por 63.386.089.679 pesos (unos 128,05 millones de dólares).

En la plaza de Colombia, el IGBC repuntó un 1,55 % y acabó en 13.376,62 puntos, tras una compraventa por 175.198,31 millones de pesos (93,01 millones de dólares).

Lima, a su vez, aumentó un 0,41 % y el Índice IGBVL terminó en 16.714,68 unidades, en una sesión con un volumen financiero por 34.673.053 nuevos soles (equivalentes a 12.682.170 dólares).

En la otra orilla, la bolsa de México registró un descenso del 0,23 % que llevó al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) a los 39.459,98 enteros, tras efectuar operaciones por 10.298 millones de pesos (798 millones de dólares).

Por su parte, el Merval de Buenos Aires perdió el 1,68 %, hasta los 3.047,99 puntos, con un monto de papeles que sumaron 60,6 millones de pesos (11,3 millones de dólares).

En la rueda bursátil de Montevideo, la variación negativa fue del 0,24 % y el Imebo finalizó en 3.850,47 unidades, con un total de transacciones por 173.831.956 pesos, equivalentes a 8.370.814 dólares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?