| 6/20/2012 6:00:00 PM

Wall Street no baila el "Twist" de la Fed

La prolongación de la "Operación Twist" de la Reserva Federal (Fed) hasta final de año no convenció hoy a Wall Street, que había depositado todas sus esperanzas en un verdadero golpe de mano del banco central estadounidense para estimular la economía.

El Dow Jones de Industriales, la principal referencia del parqué neoyorquino, cerró esta indecisa jornada con un leve retroceso del 0,1 % ó 12,94 puntos para acabar en las 12.824,39 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 retrocedió otro moderado 0,17% y el índice compuesto del mercado Nasdaq ganó un marginal 0,02 %.

Wall Street ya había iniciado la sesión debatiéndose entre los avances y los retrocesos mientras todas las miradas se concentraban en los resultados de la reunión de dos días sobre política monetaria de la Fed que concluyó este miércoles y que no se conocieron hasta pasada la media sesión.

El ánimo vendedor se apoderó de los inversores neoyorquinos cuando se conoció que la Reserva Federal extendía la llamada "Operación Twist", que supone el canje de bonos a corto plazo por otros a largo, por un monto de 267.000 millones de dólares hasta final de año.

La prórroga de esa receta, puesta en marcha en septiembre pasado por primera vez desde los 60, cuando recibió el nombre del popular baile, y vencía a finales de este mes, no alcanzó las expectativas de los inversores neoyorquinos, que se habían encaprichado con una tercera ronda de compra de bonos del Tesoro o "QE3".

Poca influencia tuvo sobre el parqué neoyorquino que el presidente del banco central, Ben Bernanke, reiterase que la Fed está preparada para actuar cuando sea necesario y que mantuviese los tipos de interés entre el 0 y el 0,25 %, tal y como se esperaba.

Más impacto tuvieron las desalentadoras proyecciones económicas divulgadas por la Fed, que ahora prevé que EE.UU. crezca este año entre el 1,9 y el 2,4 %, cinco décimas menos que lo previsto en abril pasado, y vaticina que el desempleo se mantenga entre el 8 y el 8,2 %, también peor que la horquilla del 7,8 al 8 % anterior.

Los analistas coincidían en apuntar que lo que ha hecho hoy la Fed ha sido "ganar tiempo" mientras sigue analizando los datos macroeconómicos en este país, que han venido decepcionando a Wall Street durante los últimos tiempos, y la evolución de la crisis de deuda europea.

Los inversores neoyorquinos se concentraron tanto en la Fed que apenas se habló esta jornada de que tras dos elecciones y un mes y medio de infarto, Grecia ha logrado finalmente pactar un gobierno proeuropeo encabezado por el líder conservador Andonis Samarás, que juró hoy su cargo como primer ministro.

La noticia, unida a los rumores sobre que Europa podría preparar un plan para comprar deuda española e italiana, consiguió que las bolsas del Viejo Continente cerrasen esta jornada en terreno positivo: Milán se revalorizó el 2,13 %, Madrid el 1,53 %, Londres el 0,64 % y Fráncfort el 0,45 %, entre otras.

Desde el ámbito empresarial también presionó a la baja a Wall Street la rebaja de las perspectivas de beneficio de Procter & Gamble, que lideró las pérdidas del Dow Jones con una caída del 2,93 %, mientras que el banco JPMorgan Chase ganó el 3,02 % tras anunciar que se ha deshecho de la mayoría de las posiciones que le ocasionaron unas pérdidas de al menos 2.000 millones de dólares.

La protagonista de la jornada fue la segunda mayor cadena de comida rápida del mundo, Burger King, que regresó a la bolsa de Nueva York tras dos años sin cotizar y lo hizo terminando la jornada con una sólida subida del 3,52 %.

Más leve fue el avance de la tecnológica Microsoft (0,75 %) tras presentar hoy por primera vez las características de su nuevo sistema operativo para teléfonos inteligentes, Windows Phone 8, que llegará al mercado en el último trimestre del año.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?