| 2/18/2016 8:57:00 AM

S&P pone bajo la lupa a los tres bancos más importantes de Colombia

Bancolombia, Banco de Bogotá y Davivienda mantuvieron su calificación BBB- pero su perspectiva es ahora negativa. La calificadora aumentó la percepción de riesgo sobre industria bancaria colombiana.

Standard and Poor’s empeoró de estable a negativa su perspectiva de calificación crediticia para los tres bancos más grandes del país: Bogotá, Davivienda y Bancolombia y a sus filiales en Centroamérica. Sin embargo, las firmas mantuvieron su grado de inversión en BBB-.

Hace un par de días la agencia calificadora habría hecho un llamado de alerta al gobierno colombiano sobre una potencial rebaja a sus calificaciones si no adelanta las reformas fiscales de ingresos y gastos que necesita.

Lea también: S&P enciende las alarmas por retraso del gobierno en reforma fiscal

La revisión de perspectiva también afectó a Findeter y a la Financiera de Desarrollo Nacional, responsable de cofinanciar las vías de cuarta generación, que tienen una nota de BBB.

¿Qué hay detrás?

Básicamente S&P cree que con los nuevos precios del petróleo los riesgos para la industria bancaria colombiana aumentaron. Por ejemplo, el informe menciona que el alto déficit en la cuenta corriente hará a Colombia más dependiente de la deuda en los próximos dos años, la inflación y el alza del dólar están reduciendo los ingresos de las familias y la economía se está desacelerando. Sin embargo, la exposición de la banca al sector de hidrocarburos es manejable.

La firma proyecta un crecimiento de la cartera de entre 13% y 14% en 2016 y en torno a 15% para el cierre de 2017, en comparación con la tasa de crecimiento anual compuesta de 20% de los últimos seis años.

El otro gran reparo de S&P a la banca local es su dependencia de los grandes depositantes. “El crédito se está expandiendo más rápido que los depósitos totales en el sistema, y la participación de los depósitos minoristas como porcentaje del total de los depósitos sigue siendo baja. Lo último podría incrementar los riesgos del sistema debido a una mayor dependencia de las fuentes de fondeo mayoristas, que consideramos menos estables en tiempos de dificultades económicas y de mercado. Más aún, a pesar de los recientes cambios regulatorios para fortalecer la capitalización del sistema, todavía consideramos que existe margen para mejorar el marco regulatorio”, indica el reporte.

Lea también: Menor liquidez llevará a los bancos a ofrecer mejores tasas a ahorradores

Del lado positivo se destacó la mayor transparencia de la banca colombiana frente a otros países similares, la estabilidad en el tiempo de los depósitos y la ausencia de distorsiones importantes en el sistema.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?