| 8/19/2011 5:19:00 PM

S&P bajó calificaciones de Venezuela

Standard & Poor’s bajó sus calificaciones soberanas de largo plazo en moneda local y extranjera 'B+' de 'BB-' de Venezuela. La enfermedad de Hugo Chávez incidió en la decisión.

Standard & Poor's Ratings Services bajó sus calificaciones soberanas de largo plazo en moneda extranjera y local de la República bolivariana de Venezuela a 'B+' de 'BB-'. Al mismo tiempo revisó la evaluación de transferencia y convertibilidad (T&C) a 'B+' y confirmó sus calificaciones soberanas de corto plazo en moneda extranjera y local de 'B'. La perspectiva es estable.

También advirtió que se podría bajar las calificaciones si los precios del petróleo bajan de manera significativa durante un periodo largo y si la situación política se deteriora adicionalmente.
     
La baja de calificación se da tras la implementación de la metodología y supuestos para calificaciones soberanas de Standard & Poor’s. La metodología recientemente revisada asigna un mayor peso al riesgo político, que es una debilidad crediticia de Venezuela.
 
Las calificaciones soberanas de 'B +' de Venezuela están limitadas por factores políticos y están respaldadas por las posiciones moderadas externa y fiscal del soberano.

Para la calificadora las leyes cambiantes y arbitrarias, los controles de precios y del tipo de cambio además de otras medidas económicas distorsionantes e impredecibles han socavado la inversión del sector privado y ha dañado la productividad, lo que ha debilitado a la economía interna de Venezuela. Además, los recientes acontecimientos en relación con la salud del presidente Hugo Chávez podrían sumarse a la incertidumbre política.
 
Las vastas reservas de petróleo y gas del país, que son aspectos positivos clave en el desempeño externo y fiscal, compensan en cierto grado la incertidumbre política.

Venezuela reporta regularmente superávits en cuenta corriente y –con la salida de capital limitada por los controles cambiarios- registra una posición externa neta de activos bastante fuerte.

Los superávits de la cuenta corriente mejoraron a 6.1% del PIB en 2010, desde 2.6% en 2009, y es probable que se mantengan en un nivel fuerte similar en 2011, debido a los precios más altos del petróleo.

De esta manera, Standard & Poor's espera que las reservas internacionales del banco central, que han cubierto siete o más meses de pagos de la cuenta corriente en los últimos años, se mantengas suficientemente estables.

Dicho lo anterior, reportes recientes sobre los planes de repatriar las reservas de oro y en efectivos del soberano, agregan incertidumbre al nivel actual de tales reservas.
 
“Esperamos que la actividad económica, que se vio afectada por diversos factores en 2010, se recupere en 2011, guiada por el gasto del gobierno. Como resultado, es probable que el PIB real per cápita crezca en 1.4% en 2011. Sin embargo, los importantes niveles de gasto en vista de la elección presidencial de 2012 probablemente lleven el déficit del gobierno general a 2.5% del PIB en 2011 y a un 4% en 2012. En consecuencia, prevemos que la deuda del gobierno general aumentará a 17% del PIB en 2011 y 19% del PIB en 2012, a pesar de la inflación de dos dígitos que impulsan el denominador”, indicó la agencia.
 
La perspectiva estable de las calificaciones soberanas de Venezuela pondera los riesgos asociados con las políticas intervencionistas del gobierno y su impacto negativo en las expectativas de inversión y crecimiento frente a las moderadas posiciones fiscal y externa.





 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?