Dinero.com Revista Dinero

| 11/24/2012 8:30:00 AM

Siete claves para descifrar culpas

Las responsabilidades del descalabro bursátil no son exclusivas de los ejecutivos de Interbolsa y de sus empresarios aliados. ¿En qué fallaron el Estado y la Bolsa?

Los investigadores de la Fiscalía que examinan cientos de documentos y de registros electrónicos de las operaciones de Interbolsa tienen la misión de establecer si la crisis fue propiciada por un concurso de delitos, entre los que podría encontrarse una cadena de conductas que irían desde el abuso de confianza hasta el lavado de activos y el enriquecimiento ilícito.

Los de la Procuraduría, una agencia habilitada únicamente para sancionar a servidores públicos o a particulares que ejerzan temporalmente funciones propias de agentes estatales, están encargados de mirar si el descalabro pudo haberse llevado de calle disposiciones del Código Disciplinario Único.

Pero mientras la atención de la opinión parece concentrarse en esos dos frentes, muy pocos se han detenido a mirar si los órganos de control del mercado financiero y bursátil también deben expiar sus culpas. Estas son siete claves para entender su posible responsabilidad.

1. Unir las dos puntas
Las operaciones repos que realizan las comisionistas deben registrarse en la Bolsa de Valores. El mercado en general sólo puede ver a través del sistema la clase de operación realizada y saber qué comisionista la tuvo a cargo. Sin embargo, existe un módulo de complementación, al que tienen acceso tanto la Superintendencia Financiera como la Bolsa, que permite evidenciar de inmediato si el comisionista actuó por cuenta propia, es decir, en beneficio de su propio portafolio, o si lo hizo en representación de alguien o por mandato de un cliente.

Por consiguiente, la Superintendencia Financiera y la Bolsa sí tenían como obtener, en tiempo real, información sobre la posición propia de InterBolsa en los repos sobre acciones de Fabricato. En aquellos casos en que no actúo en que la comisionista no actuó en posición propia, pudieron identificar de inmediato las dos puntas: la compradora y la vendedora.

2. Monitorear los repos

Desde que comenzaron a crecer los repos sobre acciones de Fabricato, Superintendencia y Bolsa tenían los mecanismos técnicos y legales necesarios para preguntarle a la comisionista Interbolsa de dónde saldrían los recursos para atender los repos de Fabricato en los que participaba en posición propia y para establecer qué porcentaje representaban las acciones “repiadas” respecto a las acciones en circulación de Fabricato.

El artículo 6.15.2.1.1. del decreto 2555 de 2010 establece que para que alguien pueda convertirse en beneficiario real del 25% de las acciones en circulación de una sociedad inscriba en Bolsa, debe participar primero en una oferta pública de adquisición (OPA).

El concepto de “beneficiario real” se encuentra en el artículo 6.1.1.1.3. del mismo decreto y se refiere a la capacidad decisoria en relación con una acción y no al concepto de propiedad.

Así, si con ocasión de un pacto, acuerdo o contrato un grupo de personas tiene capacidad decisoria respecto del 25% de las acciones ordinarias de una sociedad listada en bolsa, se entiende que es beneficiario de ellas. Según los expertos, habría bastado una llamada de la Superintendencia a Fabricato para averiguar por los cambios en su composición accionaria y para conocer si se ajustaban o no a la ley.

3. Conocer los límites de la liquidez
Los repos o pactos de recompra configuran un mecanismo para obtención de liquidez y no de financiación para adquirir el control de una sociedad. Por lo tanto, la figura no puede ser satanizada. Lo malo en este caso parece ser la manera como fueron empleados y la posible falta de control oportuno por parte de la Superintendencia, la Bolsa y el Autorregulador del Mercado de Valores, cuyas probables conductas omisivas pudieron haber sido fruto de las presiones de los inversionistas.

4. Parar a tiempo

La Superintendencia, la Bolsa y el Autorregulador tienen facultades que les permiten ordenar que se suspenda una actuación considerada peligrosa para el mercado, como lo fueron los repos en el caso de Fabricato. Las facultades de la Superintendencia en tal sentido se encuentran en el Decreto 2739 de 1991 (Artículo 29, numerales 1 al 13), que aplica por remisión del Decreto 4327 de 2005. ¿Por qué no fueron usadas a tiempo?

“La oportunidad con la que según el Gobierno se obró, no puede consistir en el hecho de haber tomado posesión de la entidad. Esa agencia de vigilancia y control habría obrado oportunamente si no hubiese permitido que se llegaran a repos de Fabricato por $600.000. millones”, señala uno de los especialistas consultados.

5. Evitar manipulaciones
La Superintendencia Financiera es la que vela para evitar que los precios de las acciones sean manipulados. Sin embargo, en este caso la entidad le dio traslado a la Fiscalía para que sea esta la que averigüe si hubo o no tal manipulación. Ahora, si considera que esto fue así, no queda claro por qué la Bolsa permitió que, pocas horas después de la intervención, la acción de Fabricato se negociara con Una baja del 20% en perjuicio de aquellos accionistas que sí obraron de buena fe.

6. Usar las normas que hay
Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, ha dicho que hacen falta normas que permitan vigilar los procedimientos de la holding cuando se trata de un grupo como InterBolsa.
De acuerdo con Los artículos 72 y 73 del decreto 4327 de 2005, los emisores de valores (sociedades con títulos inscritos en el Registro Nacional de Valores y Emisores) como Interbolsa S.A. y Fabricato se encuentran sujetos al control exclusivo de la Superintendencia Financiera de Valores, que puede practicarles visitas en cualquier tiempo.

7. Cautela con los traspasos
Los emisores de valores solo pueden inscribir en el libro de accionistas los traspasos de acciones que se realicen con sujeción a las normas del mercado público de valores. Si hubo entonces cambio de control de Fabricato sin que mediara OPA, ¿por qué se inscribieron los traspasos de acciones? Es claro que si InterBolsa no se hubiera hecho al control de Fabricato, Tomás Jaramillo, hijo del presidente y socio y principal de la firma, no hubiese podido ir a Brasil para ofrecerle la textilera a Vicunha.

                                                               
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×