| 4/5/2016 7:57:00 AM

Servicios financieros deben ser más que crédito

Productos para ahorrar han sido grandes ausentes del negocio financiero. En Old Mutual dicen que la mayor expectativa de vida hace más urgente que se ofrezcan productos para que las personas puedan financiar su vejez.

“Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover” o “los banqueros solo prestan a quien no lo necesita”, son frases que han hecho carrera en el mundo y que evidencian el estereotipo con el que muchos relacionan al sistema financiero.

Falsa o verdadera, esta imagen ha hecho que entidades financieras que no son bancos busquen desmarcarse de los establecimientos de crédito tradicionales y una de ellas es el grupo sudafricano Old Mutual, que a Colombia llegó hace diez años a través de la compra de los negocios de Skandia en el país.

Rose Keanly, presidente operativa de la Unidad de Mercados Emergentes de Old Mutual, considera que el problema es que la actividad financiera ha estado dominada por el crédito y muy poco por el ahorro, razón por la cual no se han desarrollado suficientes productos que permitan guardar dinero para el futuro.

Old Mutual opera en 14 países emergentes y allí han aprendido a crear productos de ahorro para la clase media. En Kenia tienen unas cuentas de ahorro con dos bolsillos: uno para corto plazo y otra para largo plazo, lo que permite que el dinero se pueda guardar por más tiempo y así cumplir los objetivos.

En Sudáfrica innovaron con una tarjeta de crédito que permite ahorrar un porcentaje del valor de la compra. De esta manera, si una persona hace una compra de $100.000 y estableció un ahorro de 10%, automáticamente cuando le llegue el extracto debe añadir $10.000 más para ahorrar. Esto hace que cada gasto, tenga un componente de ahorro.

En Colombia, Old Mutual tiene una administradora de pensiones y cesantías, una fiduciaria, una aseguradora y una comisionista de Bolsa. Keanly dice que el país tiene una demografía similar a la sudafricana y que, por eso, cada vez más se enfocan en temas que combinen ahorro e inversión o seguros y ahorro, dado que en ambos países la longevidad cada vez es mayor. Esto hace necesario que las personas tengan más dinero guardado para poder financiar su vejez.

Es más, según los estudios de Old Mutual la posibilidad de generar menos ingresos a medida que se envejece, la poca formación en temas financieros y una mayor expectativa de vida son los tres mayores riesgos de las personas que hoy tienen entre 30 y 50 años. Este grupo es conocido como la generación sándwich, es decir, la generación que simultáneamente mantiene a sus hijos y a sus padres.

Esta expectativa, hace que en Old Mutual insistan bastante con el tema de la planeación financiera. Keanly, considera, además, que el futuro de los servicios financieros no consistirá tanto en vender productos, sino en enseñar a usarlos correctamente.

La Unidad de Mercados Emergentes de Old Mutual recientemente se escindió de Old Mutual y se convirtió en una compañía independiente, que el año pasado vendió US$14.615 millones, 17% más que un año atrás. Sus ganancias operacionales ascendieron a US$811 millones en 2015, de los cuales 1% fue aportado por su negocio en América Latina. Acá opera en México, Colombia y Uruguay.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?