| 7/11/2012 6:00:00 AM

Se le ‘subieron los humos’ a la banca local

Con el apetito internacional por encajar en el sistema financiero colombiano, la banca local ha subido sus precios más allá del promedio nacional e internacional, convirtiéndose en entidades sobrevaloradas para el mercado.

Un claro ejemplo de este fenómeno es Helm Bank, que desde abril de este año inició el proceso de negociación de su venta y aún no concreta nada. El mercado ha empezado a especular sobre una probable congelación del proceso.

Según Katherin Ortiz, analista del sector bancario de Corredores Asociados, la negociación de este banco es una realidad y si no se ha hecho ningún anuncio sobre ésta es porque no se ha llegado a un acuerdo en el precio con los interesados. “Lo que se plantea es que esos bancos están vendiendo muy caro', resume la analista.

Y es que si se mira bien, al parecer las entidades bancarias del país se tomaron en serio el tema de aprovechar la crisis, pues como vendedores en un país donde el sistema financiero está fortalecido y los indicadores económicos del país dan buenas perspectivas, tienen una posición de ventaja para negociar.

“Las últimas transacciones que se han realizado en la banca han sido por el orden de 3 veces el valor en libros de las entidades, lo cual si se compara con el precio de las entidades en Europa y EE.UU, los cuales han bajado por no estar en un buen momento con la crisis y los escándalos recientes, los bancos locales estarían realmente costosos”, precisó Lilian Mora, analista bancaria de Ultrabursátiles.

Incluso para los oferentes locales, los bancos han sobrevalorado sus precios, ya que por Colpatria y Santander se pagó alrededor de 3 veces su valor en libros y por Helm Bank se está pidiendo alrededor de 3,5 su valor en libros que equivale a $2,4 billones, mientras que el valor actual de Bancolombia, quien es el primer banco y el más grande del mercado nacional corresponde a 2,33 veces su valor en libros, para el Banco de Bogotá sería de 1,95 veces su valor en libros y para Davivienda es de 2 veces su valor en libros.

Sin embargo, lo que pagan los extranjeros y nacionales al comprar una entidad bancaria es el hecho de poder elevar el posicionamiento dentro del sistema, pues con los grandes competidores de dicho mercado, como lo son Bancolombia, Banco de Bogotá y Davivienda, queda poco espacio para abarcar y solo mediante adquisiones y fusiones se puede crecer.

“Lo que se paga es una prima por posicionarse y por entrar a competir, aún más si la entidad que se encuentra en la mira está consolidada en un segmento particular”, reiteró Mora.

El asunto radica en que esta sobrevaloración pueda ser tomada como una toma de ventaja y puedan quedar congeladas de un momento a otro las negociaciones con el mercado local. 

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?