| 11/28/2011 8:40:00 AM

Se dispara más la deuda de Italia

La tasa de crédito de Italia se disparó el lunes en un remate en que se recaudaron 567 millones de euros (US$750 millones), en momentos en que los mercados continúan presionando a la tercera economía de la eurozona para que aplique reformas con urgencia.

El rendimiento de los bonos a 12 años se disparó al 7,20%, un total de 2,7% puntos porcentuales, un mayor nivel que otro remate similar.

Mientras que hubo suficiente puja para cubrir el máximo esperado de 750 millones de euros, la alta tasa de préstamo persuadió al Tesoro de Italia a mantenerse cerca del monto mínimo de su prevista emisión.

Los resultados pondrán presión sobre el primer ministro Mario Monti que se prevé anunciará adicionales medidas de austeridad a fines de esta semana. Una prueba más dura se presenta el martes cuando Italia planea vencer hasta 8 millones de euros en deuda con tres fechas de vencimiento, incluyendo los bonos a 10 años.

Horas antes, el Fondo Monetario Internacional había negado una versión de que estaría preparando un fondo de rescate para Italia.

El diario italiano La Stampa informó que el FMI se aprestaba a conceder un paquete de rescate de 600.000 millones de euros (794.000 millones de dólares) para Italia, país que se esfuerza por administrar su enorme deuda pública de 1,9 billones de euros, que es equivalente a casi el 120% del Producto Bruto Interno (PBI)

Un portavoz del FMI dijo el lunes que "no había gestiones con las autoridades italianas sobre un programa de financiamiento del FMI).

El costo de la deuda de Italia ha subido considerablemente en semanas recientes, con un rendimiento para los bonos de 10 años hasta un 7%, un nivel considerado el preludio de un rescate financiero en otras naciones de la eurozona. Otro remate de hasta 750 millones de euros se ha previsto para un futuro cercano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?