| 7/15/2014 7:00:00 AM

¿Cómo reaccionar ante los datos de EE.UU.?

Las cifras son consistentes con un escenario de crecimiento global estable y moderado. En este sentido Credicorp ratifica su preferencia por la renta variable sobre la renta fija y explica cómo interpretar los datos.

Los datos macroeconómicos de Estados Unidos son consistentes con un escenario de crecimiento global estable y moderado. En este sentido Credicorp Capital ratificó su preferencia por la renta variable sobre la renta fija.

Dentro de la renta variable, establece que es preferible, en el mediano plazo, a los mercados emergentes por su mayor potencial de sorprender al alza y por sus mejores niveles de valorización.

Si bien la revisión de los datos de crecimiento de EE.UU. para el primer trimestre de 2014 fue decepcionante (-2.9% anualizado), la comisionista considera que obedece a un hecho puntual (el efecto climático) y que no condiciona el futuro.

De hecho, se observa con optimismo cómo los últimos datos apuntan a un crecimiento sólido, aunque lento: (i) índices PMI consistentemente en niveles de expansión, (ii) indicadores líderes presentando una mejora y (iii) creación de empleo acelerándose significativamente.

La temporada de reporte de resultados está por empezar, pero no la firma no ve mayor espacio para sorprender al alza, dado que los márgenes ya están en niveles elevados y las ventas han estado creciendo por debajo del PIB nominal.

Así mismo considera que la baja volatilidad y las bajas tasas de interés van a seguir empujando a los inversionistas a tomar riesgo para sostener los retornos de sus portafolios, dándole soporte a la renta variable.

Ante la pregunta de si ¿Existe una burbuja en la renta variable de EE.UU.?, si bien los niveles de valorización actuales están ligeramente por encima de los históricos, podrían justificarse por el nuevo crecimiento potencial de EE.UU. y, en todo caso, aún están bastante lejos de niveles que impliquen retornos negativos a doce meses. En línea con el mercado, se espera  retornos entre 6% y 7% a doce meses.

Esta visión podría afectarse en caso de que la recuperación de EE.UU. sufriera un brusco cambio negativo, escenario que es considerado improbable por  tres aspectos fundamentales.

El primero es la postura acomodaticia de la Fed, que ha mantenido las tasas a la baja; el segundo la inmadurez del ciclo de expansión, con los segmentos más cíclicos de la economía por debajo de sus promedios de largo plazo y el tercero la sólida situación de los bancos, que reduce el riesgo de una crisis por el lado financiero.

Un riesgo adicional es la posibilidad de shocks geopolíticos, aunque las principales elecciones en el mundo ya han pasado sin mayores novedades negativas y los recientes eventos en Medio Oriente (Siria, Irán, Irak) no parecen haber tenido mayores impactos en EE.UU.

En suma, se ve altamente probable un escenario donde el crecimiento, y por ende las tasas, continúen subiendo, pero a un ritmo moderado.

En este contexto hace sentido, en primer lugar, mantener la sobreponderación en renta variable y la subponderación en renta fija en un portafolio global. En segundo lugar, dentro de la renta variable, es conveniente tomar apuestas en otras regiones que se puedan beneficiar de la estabilidad macroeconómica, pero que estén más descontadas y que puedan verse impulsadas por sorpresas positivas.

En este sentido, Credicor Capital reiteró su  preferencia por mercados emergentes, sobre desarrollados. Dentro de estos últimos, son ligeramente preferibles la región EAFE (Australia, Europa y Asia Desarrolladas) a EE.UU.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?