| 8/8/2015 5:00:00 AM

¿A quién creerle en materia de crecimiento mundial? A un comprador de Nasdaq o a un vendedor de materias primas

Estos son tiempos de divergencias en la economía mundial.

La Reserva Federal y el Banco de Inglaterra se preparan para elevar las tasas de interés, mientras que el Banco de Japón y el Banco Central Europeo mantienen una política monetaria sumamente flexible. Las economías desarrolladas encabezadas por los Estados Unidos dan señales de fortaleza o por lo menos de estabilidad en tanto que los mercados emergentes sucumben a la caída china.

Estas fuerzas están creando divergencias también en los mercados financieros. El Índice Bloomberg Commodity cayó 13% este año y está cerca de su nivel más bajo desde 2002. El barril de crudo Brent cayó por debajo de los US$50 por primera vez desde enero. Entretanto, el Índice Nasdaq 100 subió 8% este año y no está lejos del máximo récord del mes pasado.

Para Stephen Jen, fundador del fondo de cobertura de Londres SLJ Macro Partners LLP que pronosticó correctamente el fin del festival de los mercados emergentes, la liquidación del petróleo y otras materias primas refleja las dificultades de las economías en desarrollo. Como bloque, se encaminan al año más débil desde 2009, en tanto China crecerá al ritmo más lento en 25 años.

En la otra cara de la moneda, los mercados accionarios son representativos de las bajas tasas de interés y la compra de bonos de los bancos centrales en todas las economías ricas, según Jen, ex economista del Fondo Monetario Internacional.

La pregunta que les hace a otros inversores es si las dos tendencias son sostenibles. ¿Las materias primas pueden seguir bajando y las acciones tecnológicas seguir subiendo o habrá una conciliación?

Reevaluación de las perspectivas

Jen prevé que habrá dos etapas. La primera, que está en marcha ahora, consiste en que las autoridades de los bancos centrales de los mercados desarrollados aprovechan la baja inflación que responde a alimentos y energía más baratos para justificar políticas monetarias de estímulo, lo que dará a los inversores motivos para comprar acciones durante un tiempo más. Aun cuando la Fed y el Banco de Inglaterra eleven los costos del endeudamiento este año, sus funcionarios prometen avanzar en forma gradual, dejando mucho efectivo en el sistema.

La siguiente etapa es menos atractiva, según Jen. En ella, los inversores en acciones repiensan las perspectivas de la economía mundial, para lo cual el catalizador probablemente sea el momento en que la Fed finalmente empiece a aumentar las tasas de interés, quizá ya el mes que viene.

“El riesgo de una corrección significativa de las acciones mundiales se eleva conforme nos aproximamos al primer aumento de tasas de la Fed”, explicó Jen. “La Fed ha orquestado cuidadosamente una recuperación económica liderada por el mercado de activos. Esto, a su vez, hizo que para la Fed fuera muy difícil salir de su actual postura política. Pero, cuando lo haga. Como tendrá que hacerlo en algún momento, habrá consecuencias”.

(Bloomberg)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?