| 6/10/2014 11:00:00 AM

Máxima sanción contra cerebros de Interbolsa

La Superintendencia de Sociedades inhabilitó por 10 años para ejercer actividades de comercio a los cinco mayores implicados en el caso Interbolsa. Esta es la máxima sanción que se puede interponer, dijo el Superintendente.

Rodrigo Jaramillo Correa, Tomás Jaramillo Botero, Víctor Benjamín Maldonado, Juan Carlos Ortiz y Alessandro Corridori no podrán ejercer ningún acto de comercio durante 10 años y cualquier tipo de transacción con estas personas será nulo.

Así mismo, fueron inhabilitados Jorge Arabia Wartenberg, exrepresentante legan de la Sociedad  InterBolsa S.A. por cuatro años; y Ruth Stella Upegui Mejía, secretaria y exrepresentante legal de la firma, por dos años.

Durante el periodo de inhabilidad los sancionados no podrán, entre otras cosas, adquirir bienes a título oneroso con destino a enajenarlos, arrendarlos o subarrendarlos, recibir dinero para darlo en préstamo, intervenir como asociado en la constitución de sociedades comerciales, girar, otorgar, aceptar, garantizar o negociar títulos valores, realizar operaciones bancarias, de bolsas o de martillos, realizar corretaje y representar firmas nacionales o extranjeras, constituir empresas de seguros, transporte de personas, de carga, manufactureras, de depósito, y promotoras de cualquier tipo de negocio tipo mercantil.

"La Superintendencia de Sociedades estableció que los sancionados utilizaron la sociedad Interbolsa S.A. con el propósito de defraudar a los acreedores causando una crisis de liquidez en el grupo empresarial que se evidencia, entre otros, en actividades como el otorgamiento de créditos de cupos excesivos al Grupo Corridori para la adquisición y posible manipulación de acciones de Fabricato", señaló Luis Guillermo Vélez Cabrera, superintendente de Sociedades.

La entidad también advirtió que hubo una disminución de los bienes de la sociedad y actos simulados como la triangulación de dineros realizada a través de la Clínica La Candelaria.

"Los sancionados aprovecharon su prestigio y reconocimiento para invitar a sus clientes a realizar inversiones de portafolio sin advertirles sobre la situación real del conglomerado. Estos actos conllevaron a un aumento significativo de los inversionistas defraudados en su buena fe, factor que se tuvo en cuenta para imponer las sanciones", dijo el Superintendente.

En el caso de Alessandro Corridori, el auto advierte que este utilizó la empresa como una fachada para cometer ilícitos que afectaron gravemente el mercado de valores, en particular la imputada manipulación de las acciones de Fabricato.

Contra esta decisión adoptada por la Superintendencia de Sociedades no procede recurso alguno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?