| 9/9/2013 6:00:00 PM

Seguros, ¿inversión voluntaria u obligatoria?

Cifras de 2011 revelan que en promedio los colombianos destinan en la compra de seguros $317.207, unos US$163, mientras que en el resto de América Latina destinan $507.921.

Con los montos anteriores se observa que la penetración de los seguros en el país es de 2,3%, inferior en 0,5% al promedio de Latinoamérica que se encuentra en 2,8%, según datos de Fasecolda.

Pero, ¿cuáles son los productos del sector asegurador a los que los colombianos le apuestan y por qué?

Los más adquiridos son los obligatorios, es decir, los de riesgos laborales y el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, Soat. En la actualidad hay 8 millones de trabajadores protegidos y un total de 602.778 empresas afiliadas al sistema de riesgos laborales. Existen además 6,4 millones de vehículos con Soat.

En segundo lugar se encuentran los denominados ‘Vida Grupo’
que sirven para respaldar las deudas con el sistema financiero en caso de que las personas fallezcan. Actualmente, cerca de 12,97 millones de créditos asegurados.

En tercer lugar de los seguros más solicitados se encuentran los que protegen el patrimonio:
dentro de estos los clientes adquieren en primer lugar el seguro individual de automóviles, seguido de los seguros contra incendio y terremoto para las viviendas financiadas mediante crédito hipotecario.

Si uno se detiene en los tipos de seguros más demandados se puede observar que la mayoría están atados a otras necesidades, es decir, a un crédito, al empleo, a un préstamo hipotecario, a la obligación de protección de un vehículo. Aunque el negocio sigue creciendo, para este año se espera un aumento de 8%, los colombianos lo perciben como una inversión innecesaria, poniendo en riesgo su seguridad y la de sus bienes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?