| 5/16/2011 8:00:00 AM

Peruanos interesados en inversionistas colombianos

Dinero.com habló con Diego Benavides, presidente de Minera IRL, una de las más grandes e importantes de Perú sobre las expectativas que se abren en el Mercado Integrado Latinoamericano, Mila. La empresa tiene proyectos en Argentina, Chile y Perú.

Los peruanos están a la expectativa de 30 de mayo, cuando entre a operar la fusión de las bolsas de Colombia, Chile y Perú a través del cual esperan atraer inversionistas y ganar terreno, especialmente en Colombia en donde solo una empresa del sector minero está enlistada en la Bolsa de Valores de Colombia.

La empresa es conciente que el proyecto Mila va a tardar un tiempo en madurar pero con el tiempo servirá para que muchas compañías comiencen a ver en las bolsas los socios indicados para acelerar sus proyectos.

Las estimaciones de la empresa peruana son pasar de una producción actual de 33.000 onzas a 200.000 al año en el 2015, a través de la puesta en operación del proyecto Don Nicolás en Argentina (en factibilidad), a inicios del 2013 y el proyecto en Perú Ollachea (pre factibilidad), más los demás que están en exploración en este momento. Esto los ubicará en uno de los productores medianos más importantes del mundo.

“Actualmente tenemos la presión de nuestros socios de las bolsas para acelerar los proyectos y ponerlos en producción y en eso estamos abocados, eso no significa que la empresa deje de lado las oportunidades que las fusiones de bolsas están generando y creemos que este podría ser el vehículo para realmente lograr una inversión en Colombia”, dijo Benavides.

La empresa invertirá US$45 millones para los proyectos en La Patagonia, Argentina, para su proyecto de Ollachea en Perú va comprometer recursos por US$169 millones, de los cuales el 20% serán obtenidos a través del mercado de capitales, un 20% recursos propios y un 60% financiado por bancos.

La primera bolsa en la que se inscribieron fue en Londres en 2007, y en Lima en 2010 (en donde la acción está en US$1,36). En Canadá lograron obtener recursos por US$37,5 millones para acelerar los proyectos.

Benavides, cree que en Colombia sucederá lo mismo que en Perú y es que después de que a las grandes empresas les empezó a ir bien, las más pequeñas decidieron incursionar en el mercado bursátil.

Esta empresa tiene un modelo de exitoso en lo que corresponde a relación con la comunidad. En su proyecto de Ollachea, Operado por la subsidiaria Minera Kuri Kullu, tras 15 meses de negociación se suscribió con la Comunidad Campesina, (3.000 familias) un Acuerdo sobre Derechos de Superficie y Autorización de Explotación en favor de los Mineros Artesanales. Es decir la Comunidad tendrá una participación del 5% de la Minera Kuri Kullu cuando se inicie la etapa de producción.

La compañía cuenta con un portafolio de proyectos de exploración de alta calidad en el Macizo del Deseado, en la Patagonia, Argentina, que comprende el descubrimiento Escondido y los objetivos Chispas, Michelle y Microondas, así como Bethania y Quilavira en el Perú.

Hace dos años esta empresa estuvo buscando socios en Colombia para asociarse en los proyectos locales, pero en su momento detectaron que a la reglamentación y la gestión de los permisos todavía les faltaban algunos ajustes. Hoy aseguran que analizan con lupa alguna opción, pero que por trámites ambientales prefieren mantenerse al margen, aunque reconocen que el potencial del país en este mercado. “El potencial del oro que tiene Colombia es inmenso, yo creo que la oportunidad la han tenido otros sectores, pero este es el momento del oro, lo que hay en La Patagonia en Argentina se multiplica por cinco y eso es Colombia. Lo que se va a garantizar son algunos ajustes para que la inversión venga y se quede”, explica el presidente de Minera IRL.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?