| 10/25/2013 7:45:00 AM

Bolsas asiáticas terminaron en rojo

Las Bolsas asiáticas cerraron hoy la semana en negativo, en unos descensos atribuidos por analistas locales a las previsiones de una desaceleración de la actividad industrial de la zona euro, afectada por una larga crisis.

La Bolsa de Tokio retrocedió debido a las caídas en otras plazas asiáticas y al fortalecimiento del yen, algo que perjudica a los grandes valores exportadores, explicaron analistas locales.

Por su parte, el euro se movió en la banda baja de los 134 yenes.

El selectivo Nikkei se contrajo 398,22 puntos, un 2,75 %, y quedó en 14.088,19 unidades, mientras que el egundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, cedió 25,07 puntos, un 2,08 %, y se situó en 1.178,28 unidades.

La Bolsa de Shanghái restó 31,37 puntos, un 1,45 %, en su cuarta jornada consecutiva a la baja, y su índice general concluyó su cotización diaria en 2.132,95 enteros.

La Bolsa de Hong Kong bajó 137,48 puntos, un 0,6 %, y su índice referencial Hang Seng se situó al cierre en los 22.698,34 activos.

El índice referencial Kospi retrocedió 12,30 puntos, el 0,6 %, hasta 2.034,39 unidades en una sesión en la que se movieron 3.720 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq, por el contrario, subió 2,99 puntos, el 0,56 %, hasta las 534,02 unidades.

En Tailandia, la Bolsa de Valores de Bangkok descendió 11,44 puntos, el 0,78 %, y el índice SET acabó en 1.454,88 enteros.

En Singapur, la Bolsa de Valores de la ciudad-Estado bajó 12,71 puntos, el 0,39 %, y el índice Straits Times se situó en 3.205,24 activos.

En Malasia, el parqué bursátil de Kuala Lumpur perdió 1,36 puntos, el 0,07 %, y el índice KLCI llegó acabó la semana en los 1.817,57 enteros. EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?