| 3/28/2011 9:40:00 AM

Monedas de AL operarían mixtas, ojos en Japón y UE

Las monedas de América Latina operarían con tendencia dispar esta semana, pendientes de variables locales, así como del impacto que puedan tener sobre la demanda de materias primas los esfuerzos de reconstrucción en Japón tras el terremoto y tsunami.

Además, los inversores permanecerán con los ojos puestos en la evolución de la crisis de deuda de Europa, después de que los líderes de la región postergaran hasta junio su decisión sobre el incremento de capacidad de un fondo de rescate y reconocieran que enfrentan nuevas amenazas por la caída del Gobierno de Portugal.

En opinión de analistas, la moneda con mayor sesgo a la baja será el sol peruano, que terminó la semana anterior en su menor nivel en más de dos meses a 2,788/2,789 unidades por dólar, por la mayor aversión al riesgo a pocos días de las elecciones presidenciales. "El mercado de cambios peruanos está más pendiente del tema político local que de las noticias internacionales", dijo Gonzalo Navarro, gerente de cambios del Banco Santander en Lima.

En la misma línea estaría el peso mexicano, por eventuales compras de dólares de inversores y clientes asociadas con el cierre del mes. "Seguramente el cierre de mes va a traer mayor demanda de dólares y pondrá a prueba el nivel de resistencia que tiene cerca de los 12.045, es un nivel importante, en caso de que lo rompa buscaremos los 12.08-12.010", opinó Mario Copca, analista de mercado de divisas de Vanguardia Casa de Bolsa.

No obstante, el mercado mexicano estará pendiente de datos de la economía de su principal socio comercial, Estados Unidos.

"El mercado prefiere ver cómo los datos de empleo en los Estados Unidos llegan a decidir la tendencia", consideró Pedro Tuesta, estratega de la consultora 4Cast Inc, desde Washington.

En contraste, el peso chileno y colombiano tendrían un impulso alcista por la recuperación de los precios de las materias primas, aunque la tendencia dependerá de información sobre cómo se comportará la demanda de bienes de Japón luego de la catástrofe, cuyo costo ha sido avaluado en más de 200.000 millones de dólares.

Goldman Sachs precisó la semana pasada que el riesgo para los precios y la demanda de los metales industriales ahora apunta a la baja después de sucesos recientes que incluyen el terremoto en Japón, en donde las industrias están reduciendo y postergando la producción en sus plantas.

No obstante, la demanda de materias primas se incrementaría en el mediano a largo plazo por los esfuerzos de reconstrucción del país oriental. "La incertidumbre no es tanto por el tema nuclear, sino la principal duda que tiene el mercado es qué va a pasar con la demanda japonesa y si esto va a afectar en el corto plazo a los commodities y por lo tanto a las monedas de Latinoamérica", dijo Javier Dorich, analista senior del Banco de Bogotá.

"Vemos una tendencia al alza del peso chileno, apoyado por un cobre que sigue subiendo. Se confirmó una ruptura en el tipo de cambio de los 479 pesos por dólar, y creemos que podría buscar los 473 o 472 pesos", comentó Patricio Roncagliolo, director de Forex Capital Markets Chile. El alza de la moneda chilena ocurre en medio de un plan de intervención cambiaria que lleva adelante desde enero el Banco Central de ese país.

Por su parte, la moneda de Brasil, el real, apuntaría a un movimiento lateral en un rango de entre 1,65 y 1,70 unidades, debido a la expectativa de que se refuerce la intervención del Banco Central para contener la fuerza de la divisa. "Brasil tiene muy claro que no debe dejar que su moneda se fortalezca más; lo que se ha mostrado en los últimos meses es que el 1.64 es una especie de piso en el cual se sienten incómodos y eso le quita competitividad a los exportadores brasileños", explicó Dorich. 

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?