| 8/8/2015 2:00:00 PM

Materias primas desencadenan éxodo de inversionistas

El Índice Bloomberg Commodity bajó 29 por ciento en el último año y 18 de sus 22 componentes están en un mercado bajista. Las firmas administradoras han perdido dinero de clientes durante buena parte de los últimos cuatro años.

Cuando hasta Cargill Inc., la mayor operadora de granos del mundo, decide liquidar su propio fondo de cobertura, eso indica que los especuladores en materias primas están en problemas.

Los fondos de cobertura concentrados en materias primas perdieron dinero en promedio en el primer semestre, según el Índice Newedge de Operación de Productos Primarios.

La declinación de la demanda de los inversores llevó a la unidad Black River Asset Management de Cargill a cerrar su fondo de productos primarios el mes pasado. Otras firmas que padecen rescates comprenden a Armajaro Asset Management LLP, que cerró uno de sus fondos; Vermillion Asset Management, de Carlyle Group LP; y Krom River Trading AG.

Si bien los fondos de cobertura están pensados para ganar dinero tanto en mercados alcistas como bajistas, los administradores se inclinan por apostar a precios en aumento, y eso los ha dejado en una posición vulnerable en el contexto de la declinación de este año, dijo Donald Steinbrugge, socio gerente de Agecroft Partners LLC. El Índice Bloomberg Commodity bajó 29 por ciento en el último año y 18 de sus 22 componentes están en un mercado bajista.

“Nadie quiere tomar algo que cae, y la demanda de fondos de cobertura orientados a materias primas es muy baja”, dijo Steinbrugge, cuya compañía ayuda a los fondos a encontrar inversores.
Escaso interés

La cantidad de dinero que administran los fondos de cobertura especializados en materias primas es de US$24.000 millones, un 15 por ciento por debajo del pico de hace tres años, según datos de Hedge Fund Research Ltd.

El índice Newedge, que sigue los fondos que apuestan a recursos naturales, sugiere que las firmas administradoras han perdido dinero de clientes durante buena parte de los últimos cuatro años. Un dólar invertido en un fondo de cobertura de productos primarios en enero de 2011, cuando los valores alcanzaron un récord, se había reducido a 93 centavos para fines de junio. Invertir en el índice S&P 500 habría retornado 80 por ciento, incluidos dividendos.
Las ganancias producto de las materias primas cayeron en 2012 y 2013, lo que generó la primera ola de cierres, que comprendió fondos que administraban Clive Capital LLP y BlueGold Capital Management LLP.

El éxodo marcó un cambio respecto de la época de auge anterior a la crisis financiera, cuando el índice Newedge se multiplicó casi por seis desde 1999 hasta un pico en junio de 2008. Desde 2010, la medición cayó en tres de los cuatro años siguientes y ha bajado 0,3 por ciento en 2015.

El Galena Fund declinó 0,8 por ciento en el primer semestre de este año, según datos que recopiló Bloomberg. El fondo, que a fines de junio tenía US$637 millones, es la unidad de administración de activos de Trafigura Beheer BV, la segunda mayor operadora de metales. Funcionarios de la unidad se negaron a hacer declaraciones.
Merchant Commodity Fund, de US$230 millones, que tiene sede en Singapur, bajó 3,9 por ciento en el primer semestre luego de retornar casi 60 por ciento el año pasado, un récord.

“El interés de los inversores por las materias primas no es mucho”, dijo el fundador del fondo, Michael Coleman.
Krom River, que tiene sede en Suiza, bajó 2,9 por ciento en el primer semestre, según una carta a inversores a la que tuvo acceso Bloomberg. Los activos administrados eran de US$64 millones en junio, en comparación con alrededor de US$800 millones en 2012. El máximo responsable ejecutivo, Mike Cartier, se negó a hacer declaraciones.


(Bloomberg)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?