| 9/20/2012 7:23:00 AM

Manufactura china hunde a la bolsas asiáticas

Los mercados bursátiles asiáticos cerraron con pérdidas determinadas por los últimos datos negativos del sector manufacturero de China, que apuntan a una desaceleración económica.

La Bolsa de Tokio sufrió una fuerte caída arrastrada por la nueva apreciación del yen frente al dólar.

El selectivo Nikkei perdió 145,23 puntos, el 1,57%, y quedó en 9.086,98 unidades, mientras el Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, bajó 10,99 puntos, un 1,43%, hasta los 753,81 enteros.

La Bolsa de Shanghái se contrajo 42,99 puntos, un 2,08%, debido a la creciente inquietud en el mercado chino por los efectos de la inestabilidad económica mundial, y su índice general acabó en los 2.024,84 enteros.

El mercado bursátil de Hong Kong bajó 250,99 puntos, un 1,2%, y el índice referencial Hang Seng se situó en los 20.590,92 activos.

La Bolsa de Seúl cerró la jornada con un descenso que los analistas atribuyeron también a la desaceleración económica de China.

El índice referencial Kospi cayó 17,55 puntos, el 0,87%, hasta 1.990,33 unidades, en una sesión en la que se movieron 4.700 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq cerró en plano y se mantuvo en 528,06 enteros.

En Tailandia, la Bolsa de Valores de Bangkok restó 2,78 puntos, un 0,22%, y el índice SET quedó en la zona de los 1.282,68 enteros.

En Singapur, la Bolsa de Valores de la ciudad-Estado bajó 13,02 activos, un 0,42%, y dejó al índice Straits Times en el nivel 3.062,61 puntos.

En Malasia, el parqué bursátil de Kuala Lumpur cedió 20,52 puestos, un 1,25%, y el índice KLCI quedó en los 1.625,59 enteros.
 
EFE
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?