| 11/23/2011 5:26:00 PM

Malas noticias externas vuelven a deprimir a la bolsa de Sao Paulo

La bolsa de Sao Paulo, lastrada por la caída de los mercados externos, sufrió hoy su quinto revés consecutivo y su índice Ibovespa cedió el 1,62% en una sesión en la que el dato negativo de producción industrial china propició el mal desempeño de las materias primas y la subida del dólar.

El indicador de referencia en Brasil restó 902 puntos y se situó en los 54.972 enteros, después de registrar ayer una contracción del 0,72 por ciento.

La jornada de hoy estuvo marcada por la subasta de bonos soberanos alemanes a diez años, que registraron una demanda muy inferior a la prevista, así como datos negativos en el sector manufacturero de China, principal socio comercial de Brasil y gran importador de materias primas, factores que contribuyeron al pesimismo.

En la plaza brasileña se negociaron 5.591 millones de reales (unos 3.005 millones de dólares), en 569.419 operaciones.

Las acciones preferenciales de la papelera Klabin, con un alza del 2,69 por ciento, encabezaron las ganancias en el Ibovespa.

Mientras, los títulos preferenciales de la siderúrgica Usiminas cayeron un 6,25 por ciento y lideraron las pérdidas.

Los papeles preferenciales de la minera Vale, los más buscados por los inversores, registraron una caída del 2,52 por ciento.

Las acciones preferenciales de Petrobras, las segundas más buscadas, se anotaron un descenso del 0,51 por ciento.

Las malas noticias en Europa y el impacto de indicadores que apuntan a una desaceleración de la economía china llevaron a la moneda brasileña a experimentar una notable contracción respecto al dólar.

El real se depreció hoy un 2,9 por ciento frente al dólar y la divisa estadounidense cerró la sesión cotizada a 1,858 reales para la compra y 1,860 para la venta en el tipo de cambio comercial.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?