| 7/2/2013 10:30:00 AM

Los retos de la inclusión financiera

Si bien Colombia ha avanzado en el acercamiento de la población a los servicios y productos financieros, se evidencian varias necesidades.

La Superintendencia Financiera de Colombia tiene claro los retos que asumirá para lograr que los servicios y productos financieros lleguen a más colombianos.

La entidad enumeró los siguientes restos:

Promover el uso de los servicios financieros adquiridos, pues de acuerdo con las cifras, al cierre del 2012 el 53% de la población de adultos colombianos han hecho uso de algún producto financiero durante los últimos seis meses.

Diseñar productos y/o servicios a la medida de la población objetivo de la inclusión, para lo cual se requiere conocer el perfil y las necesidades de los individuos, así como la forma en la que éstos administran sus recursos.

Ampliar el alcance de las políticas de inclusión más allá de la banca tradicional, esto significa lograr mayor participación de las diferentes industrias del sistema financiero en la oferta de servicios y productos a la población: como por ejemplo seguros y pensiones.

Fortalecer la figura de corresponsales para que puedan ofrecer un portafolio más diverso de productos y servicios financieros.

Complementar la oferta de servicios sobre productos como las remesas, atendiendo la características de la población migrante. Al cierre de 2012, 23% de las remesas llegan a los hogares receptores a través del abono en cuenta corriente o de ahorro.

Dinamizar la oferta de servicios a través de canales como internet y banca móvil
, más aún si se tiene en cuenta que, de acuerdo con el boletín trimestral de las TIC, al cierre de 2012 existían más de 7 millones de suscriptores de servicios de internet fijo y móvil y más de 49 millones de abonados a servicios de telefonía celular.

Reducir el indicador de inactividad de las cuentas de ahorro, particularmente si se tiene en cuenta que es el producto mediante el cual los colombianos acceden al sistema financiero. De la población con cuentas de ahorro, 49% no las ha usado en los últimos 6 meses.

Así mismo, los esfuerzos a futuro podrían orientarse a:

Avanzar en una inclusión sostenible, entendida como la capacidad de las entidades de incorporar personas al sistema financiero buscando generar relaciones de largo plazo basadas en el uso de los productos y/o servicios que ofrecen.

Continuar trabajando en la modernización del marco regulatorio del microcrédito para que se constituya en una verdadera herramienta de progreso en las poblaciones menos favorecidas.

Fortalecer y promover el trabajo conjunto entre el Gobierno Nacional, el sector financiero y la empresa privada que permita al país avanzar en materia de inclusión financiera proponiendo productos y servicios más allá de los convencionales que se ajusten a las necesidades de la población.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?