| 5/13/2013 9:00:00 AM

Los mercados bursátiles mundiales son una fiesta

Las principales bolsas mundiales han estado experimentando importantes subidas en los últimos meses, estableciéndose nuevos récords. ¿A qué se debe la bonanza que están viviendo los mercados?

;
BBC

Los mercados bursátiles en todo el mundo han estado experimentando importantes subidas en los últimos meses.
 
Hace unas semanas, el principal indicador de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones, rompió la barrera de los 15.000 puntos por primera vez. Mientras, el índice Dax de la Bolsa de Fráncfort también batió un nuevo record.

Las Bolsas de Londres y Tokio están registrando sus mayores niveles en cinco años.

Pero ¿qué está detrás de la bonanza que están viviendo los mercados mundiales?

Inyección de dinero

Pues se trata de una combinación de factores, siendo el principal los agresivos planes de estímulo implementados por diferentes bancos centrales para promover el crecimiento.

El Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Korea y el Banco de la Reserva de Australia han recortado las tasas de
interés este mes y las tasas en las principales economías mundiales se encuentran en niveles históricamente bajos.

Los bancos centrales también han inyectado cientos de miles de millones de dólares en los mercados financiaros y, por el momento, no hay indicios de que esos planes de estimulo se vayan a detener.

El Banco de Japón recientemente aumentó la compra de bonos del gobierno nipón en US$520.000 millones al año, mientras la Reserva Federal ha comprado US$85.000 millones mensuales en bonos del gobierno estadounidense.

Este dinero extra ha reducido las ganancias que se obtienen con la compra de bonos gubernamentales, haciendo que otras inversiones, como las acciones bursátiles, sean más atractivas por su mayor rentabilidad.

"Si estamos entrando en un periodo de unos 5 o 10 años con un crecimiento muy débil y se espera también que las tasas de interés permanezcan bajas por 5 o 10 años, podemos esperar que los mercados de deuda tendrán unas ganancias bajas", asegura Paul Kavanagh, de la consultora británica Killik & Co.

"En esta situación, las ganancias que se obtienen en los mercados bursátiles son más atractivas", señala el economista.

Recientemente ha habido algunos datos económicos positivos que han dado confianza a los inversores en que la recuperación económica está tomando fuerza en algunas de las mayores economías mundiales.

Datos positivos

Para empezar, el desempleo bajó más de lo esperado en abril en EE.UU., mientras que en Alemania la producción industrial aumentó más de lo previsto.

Al mismo tiempo, se confía en que se produzca una recuperación de la economía japonesa después de que el nuevo gobierno nipón prometiera políticas agresivas para estimular el crecimiento.

Las medidas puestas en marcha por el Banco Central de Japón han ayudado a debilitar el yen, lo que aumenta los beneficios de los exportadores japoneses.

Los mercados también ha tenido un respiro en la zona euro y la crisis de la deuda en la región parece haber aflojado.

Alec Young, de Satndars & Poor's, asegura que las acciones bursátiles anticipan el futuro y lo que está sucediendo

en las Bolsas mundiales refleja el hecho de que los indicadores económicos están mejorando.

"Los mercados están apostando por que EE.UU. se fortalecerá en la según da mitad del año, que Europa saldrá de la recesión en el cuatro trimestre y que los indicadores económicos de China serán positivos", explica Young.

Algunas compañías tienen enormes cantidades de dinero en sus balances contables que han acumulado gracias a una reducción de los costos y a un aumento de la rentabilidad.

Eso hace que sus acciones sean atractivas para los inversores, ya que abre la puerta a que realicen inversiones en nuevas instalaciones o en investigación y desarrollo, lo que mejorará su desempeño en el largo plazo y dará lugar al pago de mayores dividendos a los accionistas.

Riesgos

Pese a todo, siempre hay riesgos. Cualquier dato que sugiera que la recuperación en EE.UU. pierde fuelle o que muestre que el crecimiento en China se ralentiza podría afectar la confianza de los inversores.

También podría tener consecuencias negativas un empeoramiento de la situación en la eurozona. "Los problemas el eurozona no han desparecido", asegura Jeffrey Halley, de Saxo Capital Markets.

"Algunos prefieren ignorarlos o ver tan sólo lo que quieren", señala Halley.

En Asia, el mayor riesgo proviene de un conflicto entre China y Japón, las dos mayores economías de la región y socios comerciales clave.

Las relaciones entre Tokio y Pekín se han resentido por la disputa territorial sobre las islas Senkaku/Diaoyu. Eso llevó a que hubiera protestas antijaponesas en China, lo que dañó a algunos exportadores nipones.

Si las tensiones aumentan, el miedo a la inestabilidad en la región dañará la confianza de los inversores.

También podría producirse un cambio en el sentir de los inversores si piensan que las acciones ha subido demasiado en muy poco tiempo en estos primeros meses del año.

"Vende en mayo y márchate" es una frase conocida que suele decirse en esta época del año en base a la creencia que el crecimiento es mayor en los primeros meses del año y a partir de mayo se debilita.

De hecho, históricamente los meses de junio a septiembre ha sido los mas flojos para el índice S&P 500 en EE.UU.
Pero muchos corredores bursátiles creen que, teniendo en cuenta los enormes programas de estímulo implementados por los bancos centrales, el crecimiento en las Bolsas podría continuar el los próximas semanas o incluso meses.

Algunos predicen un crecimiento de entre un 20% y un 30%.

"A corto plazo es probable que se produzca una consolidación, dados los grandes movimientos registrados este año", asegura Alec Young.

"Mirando hacia el final del año, creemos que las acciones estarán más altas de lo que lo están ahora en EE.UU.", concluye el economista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?