| 5/12/2015 4:30:00 AM

¿Sabe en qué país le habría ido mejor invertir?

Todos los días las personas y las empresas toman decisiones de inversión que afectan su propia economía. Algunas ideas para formarse su opinión con lo que se vio en el último mes y lo que ha ocurrido en el año.

En el último mes, el evento internacional financiero más destacado fue el reacomodo de las expectativas de tasas de interés en Estados Unidos cuyos efectos en los mercados de capitales fueron importantes a raíz de dos realidades.

La primera es que de los bonos disponibles para que cualquier persona, empresa o gobierno pueda invertir en el mundo, el 55% están denominados en dólares americanos. Algo similar ocurre en el mundo de las acciones, donde el 52% están en la misma moneda. La segunda realidad es que los mercados de capitales son sensibles a los cambios de expectativas y son esos cambios los que permiten aprovechar las oportunidades en los precios de los activos, pues el reacomodo o cambio de los eventos esperados suelen indicar que una inversión es más o menos rentable. En otras palabras, que se puede comprar o vender caro o barato un activo.

El cambio en las expectativas (qué va pasar y cuándo va a pasar) de las tasas de interés en Estados Unidos, supuso retrasar cuándo las tasas de interés subirán de 0,25% a 0,50% y que éstas no alcanzarán un nivel de 0,75% este año.

Para un ciudadano común, esta cuestión no tiene ninguna importancia o un profesional trabajando en presupuestos de una empresa pensaría que es un cambio despreciable, pues parece ser de una magnitud mínima. Sin embargo, esa pequeña y aparentemente in-significativa modificación en las expectativas generó un gran cambio en los mercados y en especial en las rentabilidades de los activos y para los inversionistas en todo el mundo.

Por ejemplo, en abril una economía en crisis como la rusa generó una rentabilidad del 17,3% en la bolsa de valores, la de Brasil, otra economía en serios problemas, rentó el 16,8% y aunque las noticias en el frente económico fueron malas para Colombia, las de la bolsa de valores son muy positivas con un retorno del 16,4%. Todas estas rentabilidades expresadas en dólares para ser comparables. Lo que por demás sugiere, no sólo las acciones de estos países se valorizaron sino que sus monedas se fortalecieron frente al dólar.

En el mismo mes la bolsa en Estados Unidos rentó 0,9%, la de Europa 4,5% y ela de Japón 3,5%. Por último, las acciones de la economía china, país que confirmó en el mes un bajo crecimiento, similar al de 2009, rentaron 16,7%.



Fuente: Dinero, Bloomebrg

Esto no quiere decir que las realidades económicas de cada país no sean relevantes para la bolsa y sus inversionistas. Por ejemplo entre mayo de 2014 y abril de 2015, haber tomado unos dólares e invertido en el índice de la bolsa de Rusia supondría estar perdiendo casi 6% de la inversión realizada, haber perdido 19,4% de la inversión realizada pero en Brasil, 30,2% de la realizada en Colombia o 56,5% de la realizada en Grecia. Haber hecho caso a una revitalización de la economía de Estados Unidos habría supuesto haber ganado 13% así apostar por la iniciativa de Japón para reiniciar su economía habría rentando un 19,5%.



Fuente: Dinero, Bloomebrg

¿Qué pesa más, lo que pasó en el último mes o lo que viene pasando en el último año? Ninguna de las dos opciones supone una respuesta absoluta. Por un lado, porque las economías no cambian de un día para otro, lo que sugiere entender que viene pasando de tiempo atrás y hasta dónde es algo más o menos transitorio. Por otro lado, porque las economías tienen momentos en que estando bien las cosas se empiezan a deteriorar así como cuando están mal empiezan a mejorar. Finalmente, porque como ocurrió en abril, eventos externos impactan a las economías y no necesariamente son las economías con sus factores domésticos las que han cambiado.

En mayo viene siendo más relevante poner atención al hecho que la economía mundial empezó más floja de lo esperado y aún así viene mejorando el empleo,
algo que para quienes interpretan estas señales sugiere que con menor crecimiento mundial puede haber mayor inflación pues hay menor productividad. De ser así, en cualquier momento los mercados reaccionan ante dos consecuencias: sería necesario subir las tasas de interés antes pero posiblemente menos.

La discusión denominada ¨menor crecimiento potencial” que este año volvió a ser centro del mensaje del Fondo Monetario Internacional sugiere que un empresario y su equipo financiero no deberían desconocer parte de lo que está pasando en Brasil pues allí hay claves y señales que sirven para comprender la discusión y parte de sus más complejos corolarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?