| 6/22/2013 2:30:00 PM

Los costos del efectivo

De acuerdo con el presidente de Colpatria, Santiago Perdomo, la preferencia por el efectivo en Colombia es del 47%, mientras que en Chile es del 20%.

La meta para los bancos en Colombia es reducir el efectivo a las proporciones que se registran, por ejemplo, en Japón con 14%, Corea con 10% o inclusive a los mínimos a los cuales han llegado el Reino Unido y Suecia con 5%.

Las cifras revelan que producir la cantidad de papel moneda que había en circulación en diciembre de 2012, $43,9 billones, le costó al Banco de la República $218 mil millones, equivalentes a 0,03% del PIB.

El transporte del dinero en efectivo le costó a los bancos el año pasado alrededor de $406 mil millones que representaron 0,06% del PIB, es decir, producir y transportar el efectivo que demanda la economía colombiana, es alrededor de 0,1% del PIB.

El banquero Perdomo agrega que la ilegalidad se mueve con el dinero en efectivo. $37.2 billones anuales se quedan en manos de este mercado negro, lo que equivale al 5.6% del PIB de Colombia.

El dinero ilegal mueve los siguientes montos:

*A $4.7 equivale la producción y el tráfico de cocaína
*$3.3 billones representa la minería ilegal
*$9.3 billones puede sumar el contrabando
*$6,6 billones puede alcanzar la corrupción
*$13.3 billones la evasión de impuestos

¿Por qué sacar el dinero en efectivo de circulación? Mastercard señala que los costos del efectivo en la economía podría impactar al PIB entre un 2% y un 3%, mientras que la utilización de los pagos electrónicos podría estar aportando un 0,03% al PIB.

El desarrollo y adopción de estos medios reduce el costo del sistema de pagos y aumenta el crecimiento económico, según los expertos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?