| 1/3/2012 12:00:00 AM

Latinos prefieren pagar en efectivo

El medio más utilizado por los latinos para cancelar sus compras es el efectivo con un promedio de 82,65%. Le siguen la tarjeta débito con el 7,73%, la tarjeta de crédito con el 3,28%, el cheque con el 1,66% y el débito automático con el 0,76%.

Así lo demuestra el estudio realizado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) “Servicios Financieros para el Desarrollo: Promoviendo el Acceso en América Latina”.

De esta manera, más del 80% de las personas indica que el efectivo es su medio de pago más frecuente, con varias ciudades en América Latina por encima del 90% y particularmente todas con 70% o más.

Lo anterior refleja el bajo nivel de bancarización en la región. En este sentido, en Bogotá, el 74,26% prefiere utilizar el efectivo; en Medellín el 78,11%, en Buenos Aires el 90,67%; en Sao Paulo el 69,75%; en Caracas el 77,91% y en Lima el 78,13%.

Según el estudio, un hecho paradójico es el hecho que el 14,5% de los hogares en América Latina dice utilizar tarjetas de crédito como medio de pago, cuando apenas alrededor del 5% reporta este instrumento como fuente de crédito.

“Esto podría sugerir que la tarjeta de crédito se utiliza menos como instrumento de endeudamiento que como medio de pago. Y que eso lleve al entrevistado a no reportar la tarjeta como crédito, sino como medio de pago”, según el documento de la CAF.

Se destaca que los servicios de pago a través de cheques, tarjetas de crédito y de débito tienen un nivel de reconocimiento relativamente elevado: casi el 80% reconoce los cheques como medio de pago y alrededor del 70% conoce las tarjetas de débito y de crédito.

Sin embargo, menos del 40% conoce la modalidad de débito automático de una cuenta.

La encuesta provee nueva evidencia sobre el uso de servicios financieros en 17 ciudades de América Latina.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?